Lara Álvarez ya se encuentra en Honduras para presentar la nueva edición de ‘Supervivientes 2022’ pero antes ha preparado su piel


Es fundamental preparar la piel antes de tomar el sol. Es importante que nuestra piel y su pH estén lo más equilibrados posible para poder protegernos con efectividad ante la exposición solar, la deshidratación y las quemaduras. Existen varias prácticas imprescindibles que podemos hacer en casa (limpiar el rostro, exfoliar la piel, hidratar en profundidad, cuidar la alimentación y tomar el sol de forma paulatina). Sin embargo, esto último no es tarea fácil para Lara Álvarez, que ya se encuentra en Honduras para presentar la nueva edición de ‘Supervivientes 2022‘. Por este motivo, antes de su marcha se puso en las manos de los expertos para someterse a un tratamiento no invasivo perfecto para cuidar la piel antes de exponerla al sol. Sabemos todos los detalles de este tratamiento en cabina.

La presentadora de ‘Supervivientes’ se pone en las manos de los expertos para cuidar su rostro

Lara Álvarez ha acudido a su centro de belleza de referencia para ponerse en las manos de los expertos y realizarse un tratamiento facial no invasivo. Ha optado por un rejuvenecimiento facial, que además es ideal para preparar la piel antes de tomar el sol. Algo que le hace mucha pero que mucha falta. Se trata de carbon peel, un tratamiento láser no invasivo que se realiza con Alma-Q y que combina una profunda limpieza de la piel láser con un tratamiento de rejuvenecimiento y lifting de la piel. ¿El resultado? Una piel luminosa, lisa, fresca y rejuvenecida en un solo tratamiento.

Este es uno de los tratamientos favoritos de muchas celebrities, como es el caso de Elsa Pataky o Pilar Rubio. Por este motivo, Lara también ha confiado en él. Pero, ¿cuál es el protocolo? Tal y como aseguran desde el encargado en diseñar este tratamiento, este tratamiento consiste en aplicar una crema de carbón sobre la piel. A continuación, se aplica Alma-Q en 2 modos de emisión y en 2 fases.

El paso a paso del tratamiento de Lara Álvarez

La primera fase el láser calienta suavemente las moléculas de agua de la crema, lo que permite al carbono adherirse bien a la piel y penetrar en el interior de los poros. Por otra parte, en la segunda, el láser trabaja de una manera que rompe el carbono en partículas muy finas. La longitud de onda 1064nm es altamente absorbida por las partículas, destruyendo el carbono y eliminando las células muertas de la piel, el contenido graso y todas las impurezas que estaban ligadas a ella. Un protocolo en cabina perfecto para conseguir una piel limpia y rejuvenecida gracias a una exfoliación profunda de la piel.