Raquel Sánchez Silva lleva muchos años siendo uno de los rostros más habituales de la televisión. Ahora te descubrimos cómo lo cuida para aparecer siempre radiante


Comenzó su carrera en televisión en 1998 como reportera de deportes en TVE y desde entonces no hemos dejado de verla a través de la pequeña pantalla. Raquel Sánchez Silva es uno de los rostros más familiares, que tiene entre sus grandes virtudes la frescura y naturalidad que transmite. Algo que también se refleja en su físico. Apasionada de la moda, ha encontrado la horma de su zapato presentando Maestros de la costura, el talent que busca a nuevos diseñadores y tiene como exigente jurado a Lorenzo Caprile, Palomo Spain y María Escoté. 

Ahora Raquel se ha cambiado de bando y ha dejado el papel principal de presentadora para ponerse en la piel de concursante en la quinta edición de MasterChef Celebrity, donde están siendo juzgadas sus habilidades delante de los fogones. Pero a la vez que la vemos peleándose por seguir la estela de Tamara Falcó y convertirse en toda una maestra de la cocina, también se encuentra grabando la nueva temporada de Maestros de la costura.

Raquel Sánchez Silva quiere salir perfecta ante las cámaras y para ello recurre a los tratamientos de Felicidad Carrera su esteticista de confianza. Concretamente a la radiofrecuencia facial, que se aplica habitualmente desde hace más de diez años para tener la piel luminosa, firme y sana. La presentadora lleva una vida sana, cuida la alimentación, practica ejercicio y también es asidua de su centro de estética. Pero hay una cosa que tiene muy clara respecto a ese tema: «Manteniendo con cabeza, así entiendo de momento los cuidados de belleza».

Así funciona el tratamiento de Raquel Sánchez Silva

A partir de los 35 años se ralentiza la producción de colágeno y elastina, y con el tratamiento con radiofrecuencia se trata y previene la flacidez. La Radiofrecuencia Accent Facial es un equipo de radiofrecuencia médica monopolar y bipolar para combatir la flacidez producida por el fotoenvejecimiento. La radiofrecuencia trabaja calentando las capas profundas de la piel de forma que el colágeno se contrae y produce un tensado de los tejidos. Además el calor activa la formación de nuevo colágeno. Se aplica en rostro y cuello y también puedes utilizarse para el cuerpo.

El resultado de este tratamiento es una mejora notable de la flacidez cutánea y remodelación del óvalo facial, cuello, pliegues nasogenianos y párpados.  Eso sí, requiere varias sesiones.