La colaboradora de ‘El Hormiguero’ ha dejado con la boca abierta a todos sus seguidores gracias a su sorprendente (y acertada) manera de pintarse las uñas.


Este domingo, con la celebración del Día de San Valentín, ponemos el broche final a la que, sin lugar a dudas, es la semana más romántica del año. Además de regalos a modo de declaración amorosa y citas en pareja, el 14 de febrero también nos ha dejado ver algunas de las manicuras más elegantes y adorables de nuestras famosas favoritas. A principios de semana vimos cómo Laura Matamoros llenaba sus uñas de llamativos corazones a modo de stickers sobre un fondo de brillo sin alterar el color base; días más tarde cómo Paula Echevarría coloreaba sus uñas de un intenso pero elegante color rojo; y hoy, apurando hasta el último momento, hemos podido disfrutar de la sorprendente forma en la que Pilar Rubio se pinta las uñas para celebrar el Día de los Enamorados. Una original manera que nos ha dejado a todas con la boca abierta.

Como no podía ser de otra forma, y siguiendo el estilo de sus compañeras celebs, la colaboradora de El Hormiguero ha apostado por el rojo pasión para decorar sus uñas en esta fecha tan especial. Lo ha hecho en Divántia, un salón de belleza especializado en manicura y pedicura situado en Alcobendas (Madrid); donde Andrea ha ayudado a la presentadora a teñir de rojo sus garras. Sin embargo, y aunque la manicura a primera vista nos ha parecido de lo más clásica, sencilla y elegante; lo cierto es que sus manos escondían un secreto de lo más sorprendente. Una muy buena idea que tenemos claro que copiaremos en nuestra próxima visita a la manicurista.

Así ha pintado sus uñas Pilar Rubia en esta fecha tan especial

Ha sido la propia Pilar Rubio la que ha compartido con sus seguidores todo el proceso. Y también la que ha confesado su original forma de pintarse las uñas. «Os voy a mi manicura favorita del mundo mundial que es la media luna que me ha hecho Andrea. Ha quedado preciosa»; contaba a través de Instagram. «Ahora le vamos a incluir algo especial. Hay que darle un toque siempre, algo diferente»; añadía. Y es que la joven decidía aprovechar que tenía las uñas bastante larguitas para pintar no solo el frente, sino que también el dorso de estas. «¿Sabéis lo bueno? Que desde que me hago las uñas con gel, que son ya unos cuantos años, las tengo siempre muy duras y me crecen un montón. Entonces, aprovechando que tengo este largo ahora, vamos a pintarlas de rojo por dentro para que se vean más intensas»; contaba a sus fans vía stories.

Una idea que jamás se nos había ocurrido y que nos resulta de lo más acertada. ¿Por qué no tener una uña pintada por ambas caras? ¡Es lo más lógico!