La actriz ha sido la nueva estrella en llegar al Festival de San Sebastián. Lo ha hecho con un look perfecto y un recogido informal, ideal para cualquier ocasión


La 68 edición del Festival de San Sebastián es durante estos días el epicentro del cine y el glamour. Paz Vega ha sido otra de las asistentes, aunque no para presentar película. La actriz, junto al actor Raúl Arévalo y el director Iñaki Sánchez Arrieta, presentaron su nuevo proyecto, El Lobo, que comenzará a rodarse el 19 de octubre en el Parque Natural de La Albufera. Se trata de un thriller que se desarrolla en una localidad anónima del Levante español y mezcla el conflicto personal de la pareja con otro medioambiental.

Siempre chic y elegante, para su encuentro con la prensa la actriz eligió un conjunto en blanco y negro, con el que jamás se puede fallar. Un camisa de manga corta oversize totalmente abotonada y unos pantalones culotte palazzo con pliegues, que combinó con un cinturón ancho de charol, dejando ver todavía más claro su cintura de avispa. Unos altísimos salones en negro y vinilo cerraban el look.

Las fans del recogido de Paz Vega

Además de perfecta elección de la ropa, también nos ha encantado su peinado. Un recogido my desenfadado, con el que vas a ir ideal de la mañana a la noche. Fue Meghan Markle la que más apostó por este peinado durante el tiempo que perteneció a la Familia Real inglesa, y también a la reina Letizia se lo hemos visto varias veces. El resultado siempre es el mismo: muy favorecedor, y, además, quita años de encima.

Paz Vega también lo ha lucido en otras ocasiones, pero esta vez lo ha hecho en la versión más informal de todas. Con ligero volumen, raya al medio y los mechones sueltos… ¡Y nos encanta!
Lo mejor de los recogidos despeinados es que encajan con todo y son para todas las ocasiones. Desde una boda o una fiesta a una cena más informal e, incluso, para acudir al trabajo. Será la ropa la que dé a tu look el toque más o menos sofisticado. En el caso de la actriz se ha decantado por la elegancia más clásica y atemporal.