La reportera de ‘Como Sapiens’ nos ha enseñado cómo es su postre más saludable para matar el gusanillo después de comer y no engordar ni un gramo.


Hay dos tipos de personas: Las que, aunque hayan comido hasta reventar, siempre tienen hueco para el postre; y las que prefieren tomarse solo un café cortado para rebajar así un poquito los excesos. Da igual que seas del primer grupo o que pertenezcas al segundo porque, muy seguramente, cuando buscas quitarnos algún que otro kilo o tonificar un poco tu figura, lo primero que eliminas del menú es el postre. Adiós, crema catalana, brownie de chocolate o helado de turrón nata. Por recomendación médica o por tortura personal, siempre que iniciamos una dieta o buscamos perder peso, dejamos un lado los postres y la damos la bienvenida a las infusiones y tés sin azúcar. Sin embargo, y aunque esta opción sea sana y recomendable por muchos motivos, sí sabes cómo, no hay ninguna necesidad de que acabes privándote tanto.

Existen postres saludables y aptos para una vida fitness que, a base de ingredientes naturales y bajos en azúcares, consiguen quitarnos esas inevitables ganas de dulce, nos sacian y nos aportan beneficios de lo más oportunos. O si no que se lo digan a Virginia Troconis, que sabe de sobra cómo llevar una dieta equilibrada para presumir de tipo y a veces se autorregala un delicioso postre que ella misma prepara. Un postre cuya receta no puede ser más sencilla y que estamos seguras de que querrás probar esta misma tarde nada más termines de comer. ¡O quizás a modo de merienda!

El postre de Virginia Troconis que debes probar si buscas llevar una vida sana 

Se trata de un postre a base de cuatro sencillos ingredientes que cualquiera puede encontrar en el supermercado y que, además de delicioso, es superrefrescante. «Mi postre de hoy: Helado de piña y fresa con kéfir y queso batido»; escribía la esposa de Manuel Díaz ‘El Cordobés’ a través de su cuenta de Instagram. Y esos son justamente los alimentos que necesitas para elaborarlo: piña, fresa, kéfir y queso fresco batido (a poder ser, 0% materia grasa).

Para prepararlo solo necesitas congelar unas cuantas fresas y unos buenos plátanos troceados (puedes comprarlos ya congelados o adquirirlos frescos, congelarlos tú misma e ir sacándolos según los necesites); colocarlos en un procesador de alimentos o en el vaso de la batidora y añadirle un bote de kérfir y un cuenco de queso fresco batido. Trituramos todo bien y, si lo deseamos, añadimos un poco de edulcorante al gusto. ¡Voilà! Ya tenemos nuestro sabroso helado a base de ingredientes naturales que tanto ha conquistado a Virginia Troconis. ¡Es tan delicioso como sano!