Conseguir el tono bronceado que estabas buscando y sin manchas es posible.


Conseguir una piel bronceada y sin manchas es el sueño de cualquiera. Y estos días, aunque las vacaciones de Semana Santa no sean como las teníamos planeadas, sí podemos disfrutar de los primeros rayos del sol. Seguro que encuentras, de una u otra manera, la manera de conseguir ese tono bronceado que tanto nos favorece. Y por eso hoy os contamos los secretos para lucir un tono uniforme y duradero, y algo aún más importante, hacerlo con seguridad y con nuestra piel protegida al máximo.

Lo primero que debemos hacer es preparar la piel antes de la exposición solar. Para eso es clave realizar un peeling profesional.

1Consejos para lucir una piel bronceada y sin manchas

Existen productos especializados que no sólo nos protegen sino que también tratan a la vez las manchas.

1. BYE BYE CÉLULAS MUERTAS. Lo primero que debemos hacer es preparar la piel antes de la exposición solar. Para eso es clave realizar un peeling profesional. Te ayudará a eliminar células muertas. Y eso permitirá que tu piel respire y se oxigene mucho mejor. 

2. REFUERZA EL BRONCEADO QUE ESTÁ POR VENIR. Dentro de esa fase inicial emplea en casa productos que te ayuden a preparar la piel. De manera paralela pueden potenciar también tu bronceado. Es el caso de Bronz Impulse de Esthederm. Se trata de un spray, facial y corporal. Prepara, optimiza y prolonga el bronceado. Además refuerza las defensas naturales y evita el fotoenvejecimiento. 

 3.HIDRATACIÓN MÁXIMA. Es clave mantener la hidratación óptima de la piel. Durante la exposición, las reglas de oro son 3. La primera, fotoprotección solar continua. La segunda, emplear lociones aftersun que contengan principios activos calmantes y nutritivos. La tercera, hazte aliada de agentes prolongadores del bronceado.

4. EVITA LA HIPERPIGMENTACIÓN. Con manchas no debemos tomar el sol. Es fundamental para preservar la salud de tu piel. Pero como sabemos que puede resultar inevitable en algunos momentos llega con atención. Existen productos especializados que no sólo nos protegen sino que también tratan a la vez las manchas. Además pueden aclarar, prevenir y corregir la hiperpigmentación. 

5. NUTRICOSMÉTICA SOLAR: TU GRAN ALIADA.Te aportará los oligoelementos que la piel necesita para elevar y mantener las defensas solares; incluso, existen cápsulas que tienen un suave efecto autobronceador.

Existen productos especializados que no sólo nos protegen sino que también tratan a la vez las manchas.

 6. EVITA LAS HORAS CENTRALES DEL DÍA. No solo debemos aplicar el bronceador y repetir la aplicación con la frecuencia indicada. También hay que evitar las horas del sol verticales. Y, si resulta inevitable, llevar siempre protección solar, sombrero y gafas.

 7. ANTES DE BAJAR A LA PLAYA. Es importante, por la mañana, cuando nos levantamos, preparar la piel con antioxidantes. Aplicar, por ejemplo ácido ferúlico que refuerza la barrera natural de la piel y nos previene del enrojecimiento. Es además un magnífico antioxidante. Evita la deshidratación, y promueve la generación de colágeno y elastina.

 8. RESETEA TU PIEL DESPUÉS DE TOMAR EL SOL. Nada mejor que realizar a la vuelta, de nuevo, un peeling global, y un tratamiento de choque que repare los estragos y resetee la epidermis. BeOxy Platino no solo repara y renueva, también aporta oxígeno al 95%, otorgando hidratación y vitalidad. Penetra además en profundidad un sérum enriquecido con ácido hialurónico, Vitaminas A, C, E y F, escualano, soja y quinoa. El momento culmen llega con la cúpula que aporta microburbujas de oxígeno que nos devuelve por unos instantes a nuestro retiro vacacional. 

 9. SIGUE ESTIMULANDO LOS MELANOCITOS. No olvides que 30 minutos diarios de exposición solar, aunque ya estés de vuelta de tus vacaciones, siguen estimulando a los melanocitos para producir melanina.

 10. EL POST TAMBIÉN IMPORTA. Una vez finalizados los baños de sol, debemos limpiar la piel. Y, por supuesto, utilizar productos post exposición para reparar los daños causados. Tan importante como la protección previa es el cuidado posterior. Necesitamos regenerar y aportar sensación de confort, hidratar y, por supuesto, prolongar el bronceado.