Si hemos tenido la mala suerte de que nuestra barra de labios favorita se ha partido en dos, no hay que desesperar, pues tenemos la solución perfecta.


Es un horror. Lo sabemos porque lo hemos vivido en nuestras propias carnes. Ir con prisas, abrir el neceser y que nuestro maquillaje favorito caiga al suelo rompiéndose en mil pedazos es más común de lo que nos gustaría. Aunque los polvos compactos, el colorete, las sombras de ojos o highlighter son algunos de los productos de cosmética más afectados por nuestro frenético ritmo de vida; no hay duda de que la barra de labios también sufre lo suyo. Que nuestro labial favorito acabe partido en dos es una tragedia del primer mundo que nos amarga el día nada más comenzarlo; un drama contemporáneo que sienta mal a cualquiera y que puede llegar a sacar lo peor de nosotros. O lo mejor, pues en estos casos lo más recomendable es tirar de ingenio y buscar las soluciones más efectivas. Y nosotros, que somos generosos por naturaleza, estamos aquí para contártelas.

Como este año ya está siendo demasiado duro y no queremos más llantos innecesarios, hemos decidido enseñaros, paso a paso, cómo poder arreglar la barra de labios que tanto te gustaba y que ahora es todo un destrozo. Estamos aquí para echarnos una mano las unas a las otras y, si es menester, daros los trucos necesarios para salvar ese labial que ya está prácticamente inservible. Y es que, aunque no lo creáis, conseguir que parezca que no ha pasado nada de nada es más sencillo de lo que parece. ¡Tomad nota porque allá vamos!

Así podemos arreglar nuestra barra de labios y que quede como nueva

El pintalabios, al ser un producto cremoso pero rígido, necesita calor para poder moldearlo. Y eso es precisamente lo único que nos hace falta para arreglarlo. Según cuál sea el problema, la fuente de calor variará. Por ejemplo, si lo que ha ocurrido es que nuestra barra de labios se ha partido por la mitad, necesitaremos un mechero o una cerilla para calentar ambas partes de nuestro carmín y poder unirlas. Si, por el contrario, solo se ha estropeado una parte, quedando la barra con una forma extraña, lo mejor será que metamos todo el producto en el microondas medio minuto hasta derretirlo. Así, con el líquido resultante, podremos colocarlo de nuevo en su recipiente y que se enfríe recuperando su forma.

También podemos usar un secador, si fuera necesario, para calentar nuestro labial cuando hay una zona en la que se ha desprendido parte del producto. El calor de este electrodoméstico nos ayudará a moldearlo con mayor facilidad. Después, para dejarlo enfriar, solo tenemos que guardarlo en la nevera unas horitas y listo. Bricomanía para el mundo beauty, es decir Beautymanía.