Makoke lo tiene claro, no va a dejar que las calorías le obsesionen, pero tampoco va a descuidar su menú, ni su ingesta calórica cuando está a miles de kilómetros de casa disfrutando de unas merecidas vacaciones. Para ello, lo mejor es programar un menú con alimentos bajos en calorías, que estén dentro de lo que consideramos «un capricho vacacional».

Marzo es la época del año en la que más gente se pone manos a la obra con la operación bikini, pero es mucho mejor cuidar la línea desde antes y, así, no tener que agobiarse con perder kilos  en el gimnasio. Y eso es lo que hace la colaboradora de ‘Viva la vida’.

El desayuno, la comida más importante del día

Que la hora del desayuno es la comida más importante del día lo hemos oído todas hasta la saciedad, pero no nos saciamos. Por eso, Makoke ha elegido un zumo detox que puedes elaborar rápidamente en una licuadora con ingredientes como: las espinacas, el apio, el kiwi, brócoli, y otros. El truco es combinar verduras y fruta, para crear un sabor agradable al paladar y que no quede muy pastoso utilizando alimentos más acuosos como el melón, o que aportan cremosidad como el plátano.

Ella ha combinado el zumo detox con una macedonia de frutas frescas de sandía, melón y papaya. Con el zumo y la mezcla de frutas tendríamos el aporte de azúcar suficiente hasta la próxima comida. Es el turno de los hidratos de carbono, indispensables para producir energía, en este caso, los mejores que podéis elegir son los hidratos que proceden de los cereales, cuanto menos tratados, mejor. La exmodelo crea una pasta con avena, semillas de chía, pipas de calabaza y leche de soja o avena para que no quede seco. En el caso de que os gusten este tipo de «gachas» dulces, podéis usar algún edulcorante saludable, como la estevia.

Los alimentos a la brasa, el horno y la plancha son cocinados preferibles a los fritos y los estofados

Para comer Makoke ha escogido las proteínas, justo lo que le faltaba para completar su menú. La combinación perfecta, humus, nunca falla con unas crudités de apio, zanahoria y calabacín, en lugar de incluir los picos de pan. Para picar, una ensaladilla rusa, es importante elegir bien la mayonesa baja en calorías o, si preferís aseguraros de que no contiene un alto contenido en aceite, lo mejor, es hacerla en casa siguiendo alguna receta healthy. De segundo plato, una pata de pulpo a la brasa y unos langostinos son ideales para llenar el estómago sin un ápice de grasa saturada y unas mazorcas de maíz asadas.

A la cena de Makoke le pondremos una pega, hay que evitar los arroces por la noche. Por ello, el arroz estilo risotto lo podemos sustituir por quinoa con menos calorías y un índice menor de hidratos de carbono. El bistec a la plancha también está bien, pero hay que tener cuidado con las cantidades.