La operación de nariz de Marta Riesco es una de las informaciones que más curiosidad ha generado en las últimas semanas. Hemos averiguado, gracias a ella, qué la llevó a tomar esa decisión y cómo se siente ahora.

Marta Riesco cuenta en primera persona por qué se operó la nariz

La reportera de ‘El programa de Ana Rosa’ ha estado varios días alejada de las redes sociales y de la televisión, pero por fin ha reaparecido en Instagram para contar detalles sobre la cirugía en la nariz a la que se sometió hace algunos años. Primero, optó por mostrar que se encontraba muy bien, dando las gracias por todas las muestras de amor recibidas en las redes sociales. Después aclaró que lleva varios días pensando en las informaciones que han salido a la luz sobre sus «retoques estéticos». Pues bien, con el objetivo que zanjar cualquier atisbo de duda y para evitar más especulaciones, Marta ha contado en primera persona, a través de su perfil de Instagram, por qué lo hizo, dónde y cómo fue.

Según cuenta, es un retoque estético al que se quería someter desde la adolescencia. El único problema es que le daba muchísimo miedo. «Yo tenía la nariz con la punta para abajo y era bastante grande. Nunca tuve ningún complejo, pero cuando entré al programa de ‘Ana Rosa’ y empecé a verme en la televisión, me di cuenta de que cada vez me gustaba menos, pero como soy muy miedosa no se me pasaba por la cabeza operarme hasta que un día me animé», cuenta Marta.

Todo el proceso se llevó a cabo en la clínica del Dr. Juan Peñas en Madrid. No fue una rinoplastia, por cierto, fue una cirugía ambulatoria sin anestesia general que no duró más de veinte minutos, que según cuenta la influencer es mucho más sencilla y menos agresiva. «Fue el propio Doctor quien dijo que mi nariz me afeaba la cara y que lo mejor para mi, y para verme más guapa, era operarme».

Ha ganado en autoestima y no le importan las críticas

Cuenta Marta que los días anteriores a la operación no fueron nada fáciles, pero por el resultado le ha merecido la pena: «Gané en seguridad y en confianza porque odiaba mi perfil y ahora ya no. Me sentí tan bien después de operarme que lo recomiendo mucho a todo el mundo que tenga un complejo». También ha aprovechando para mandar un mensaje a todos aquellos que hablan sobre su imagen de forma despectiva: «A los que seguís criticando mi físico os aconsejo que maduréis y seáis buenas personas y, a partir de ahí, os comeréis el mundo igual que estoy tratando de comérmelo yo».