María José Suárez no solo sigue al pie de la letra las últimas tendencias en moda, sino que también está al día de los tratamientos más punteros de belleza. La diseñadora, que acaba de cumplir 47 años, se ha sumado a la fiebre de la radiofrecuencia facial con el tratamiento anti-envejecimiento más espectacular: Morpheus8. La sevillana ha acudido a la clínica del Dr. Francisco Ortiz Martíz. Su centro de referencia.

Como resultado: mejora la elasticidad y la firmeza de la piel. También moldea el óvalo facial, eleva las cejas, elimina el código de barras, disminuye las arrugas y favorece la formación de colágeno. Por tanto, gracias a esta tecnología avanzada, la novia de Álvaro Muñoz Escasi presume de cutis más luminoso, hidratado y firme.

¿Qué tiene de especial el tratamiento estético preferido de María Jose Suárez?  

Una de sus grandes ventajas es que no es invasivo, no duele y se lleva a cabo por un especialista en la materia de forma relajada sobre una camilla, con un dispositivo único en el mundo que actúa sobre la grasa subdérmica para transformar las facciones envejecidas y conseguir un aspecto más jóven. Es un procedimiento no quirúrgico, es decir, no quiere de ingreso hospitalario ni sedación, solo una anestesia tópica y no produce ninguna cicatriz. Después, María José puede volver a sus rutinas diarias con total normalidad.

Morpheus tiene un aplicador de microagujas compuesto de 24 pins cubiertos que penetran en el tejido subdérmico, coagulando la grasa y tensando el tejido conectivo. ¿Lo mejor? Es muy seguro y altamente efectivo con resultados inmediatos y visibles desde la primera sesión. Pero dicen desde el centro que las mejoras continúan hasta los 3 meses después del tratamiento.

Lo que hace esta ténica es mejorar y acabar con la flacidez severa o la piel ligeramente descolgada con aspecto arrugado, descolorido y con irregularidades en cara, cuello, brazos, abdomen y rodillas. Las zonas más comunes incluyen el tercio inferior de la cara y el cuello, pero se puede aplicar en cualquier zona. Además, está indicado para el tratamiento de todo tipo de pieles, incluso de tonos oscuros.

Triunfa como diseñadora 

Ella es la directora creativa y fundadora de la marca que lleva su nombre. En el año 2014, la modelo se mudó de Madrid a su tierra natal, Sevilla, para dar un importante giro en su carrera. Y es que, después de más de 20 años dedicada en cuerpo y alma a la moda, comenzó a desarrollar su faceta más especial: la de diseñadora. Así poco a poco, empezó a dar forma a su primera línea de vestidos de fiesta. Una colección que vio la luz la primavera-verano del año 2015. 

Desde entonces, la andaluza ha expandido su marca y se pueden encontrar sus prendas en más de 46 tiendas multimarca, repartidas por toda España. Viendo el éxito y la gran acogida, decidió abrir su primera tienda física propia en el centro de Sevilla. También se atreve con la moda nupcial y presenta cada año, propuestas diferentes y llamativas en la paramera SIQ.