Laura Escanes ha encontrado el eyeliner perfecto para delinear el borde de las pestañas. Es líquido y con forma de lápiz, pero si no tienes muy buen pulso, te damos trucos y otras ideas para dibujar la línea como una auténtica experta


Maquillarse bien no es cuestión de suerte. Un buen maquillaje requiere de creatividad, de conocimientos, pero también de un poco (bastante) de maña. Especialmente en la zona de los ojos, la más susceptible de cambiar todo el aspecto de nuestra cara. Laura Escanes parece haber encontrado el eyeliner con el que ella obra el milagro de hacer que sus ojos queden bien delineados.

Esto, sin ánimo de desmerecer a ningún cosmético también es mérito de la propia Escanes, que tiene habilidad para hacerse los famosos cat eyes. Y es que el delineado de los ojos es una de las cosas más complicadas de ejecutar. Laura asegura haber dado con el pincel perfecto para ella, uno de la marca Mina que ha mostrado. Y no le falta razón, porque gran parte del éxito radica en dar con el que más se adecúe a nuestros gustos y, sobre todo, a nuestra habilidad.

Tipos de delineadores y cuales son los más adecuados

El eyeliner elegido por Laura Escanes es de tipo rotulador. Se trata de uno con forma de lapicero y un pincel en la punta. La tinta es líquida y va impregnando el pincel, que tiene una punta muy pronunciada para marcar bien las líneas. Este tipo de lápices están bien para quienes tienen ya una cierta destreza en el manejo.

Existen también en el mercado opciones tipo pincel, que también exigen de no poca destreza para trazar una línea correcta, sin saltos, que quede continua a la vista. Estos formatos son más reducidos y la tinta también es líquida, por lo que hace falta tener un pulso bastante certero.

Versión para quienes no aciertan con las líneas

Para quienes no tienen ese pulso de cirujano a la hora de trazar líneas, existe una alternativa clásica, tan conocida como infalible: el lápiz de toda la vida. Para hacer el trazo hay que insistir un poco más y suele quedar un poco más grueso, menos definido, pero es una apuesta segura para que no quede diferente en un ojo y en otro. Y siempre podemos difuminarlo un poco en la base para que parezca que nuestras pestañas están más tupidas sin llegar a hacer ese rasgado.

Si lo que queremos es lograr ese rasgado de ojos, el famoso cat eye, lo mejor es que recurramos a los de tinta líquida, pues quedan fijados durante más tiempo y queda más nítido. Jay dos formas de hacerlo y marcar bien: el primero es trazar la línea junto a las pestañas, que suele resultar más sencillo, y después hacer un triángulo isósceles en la parte de fuera. Hay que trazarlo siguiendo la línea de la pestaña hacia afuera y otra línea un poco por encima y finalizar rellenándolo.

Y si esto sigue pareciendo complicado, siempre nos quedará la opción de comprar unas plantillas. Porque existen infinidad de modelos para ello y están a la venta tanto en internet como en droguerías y tiendas de cosméticos. Así nos aseguraremos de pintar bien y sin salirnos, dejando un resultado perfecto.