La colaboradora de ‘El Hormiguero’ nos ha presentado cuál es su manicura favorita. Un diseño clásico pero extremadamente bonito que no puede gustarnos más.


Como muchas de las famosas más estilosas (y presumidas) del panorama nacional, Pilar Rubio siempre intenta llevar la uñas perfectas. Es por ello por lo que, ya sea con vistas a celebrar una fecha señalada como San Valentín o para su día a día, la presentadora de televisión acude con cierta frecuencia a su salón de uñas preferido a arreglarse las manos. Para el 14 de febrero la vimos lucir unas garritas rojas que nos enamoraron nada más verlas y ahora, cambiando un poco de estilo pero manteniendo totalmente su esencia, la colaboradora de El Hormiguero ha querido hacerse la que, según ella misma ha confesado, es su manicura favorita.

Como bien suele hacer, Pilar Rubio ha acudido a Divántia, un salón de belleza especializado en manicura y pedicura situado en Alcobendas (Madrid); donde Andrea, su nail artist de confianza, ha ayudado a la presentadora a conseguir su manicura soñada. Y esta no es otra que la clásica media luna que todas hemos llevado (o deberíamos haber lucido) en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, ella ha decidido darle un original toque que, sin lugar a dudas, marca la diferencia.

Así es la manicura favorita de Pilar Rubio

Se trata de un twist tan sumamente acertado que la propia Pilar Rubio ha querido compartirlo con todos sus seguidores. Lo ha hecho grabando cada paso del proceso y publicarlo a través de un original vídeo en Instagram. «¡Mi manicura favorita! La media luna (normalmente me gusta roja o negra) y la parte de dentro en rojo»; contaba a través de la red social a todos sus fans mientras enseñaba sus nuevas garras. La colaboradora de televisión lleva uñas de gel y, tras eliminar el esmalte de su manicura anterior y dibujar la tradicional media luna en la parte inferior de su uña en color negro, ha aplicado brillo y ha coloreado el interior su uña de color rojo. Sí, como leéis. La esposa de Sergio Ramos ha pintado también la parte trasera de sus uñas, creando así un efecto mucho más elegante y cuidado.

Sin lugar a dudas, se trata de una manicura muy especial que no puede sentarle mejor a la colaboradora y que estamos deseando pedir cita en el salón de uñas más cercano para imitarlo. Eso sí, para ello necesitamos llevar las uñas bien larguitas. ¡Habrá que acostumbrarse!