El dermaplaning es una técnica que básicamente consiste en afeitar la cara con una cuchilla y que, gracias a sus increíbles resultados, ha conquistado la red.


Existen, como bien todas sabréis, una amplia variedad de métodos de depilación indoloros. De muy variados precios y con sistemas la mar de diversos, los hay que nos permiten eliminar nuestro vello sin salir de casa pero también que precisan de la ayuda de un profesional en un centro de belleza. Desde la crema depilatoria al láser pasando por la cera, las bandas, la luz pulsada o los hilos, son muchas las formas que existen de que podamos tener una piel ausente de pelos. Probablemente, de todos ellos, el favorito sea el láser. Para piernas, axilas, pubis y rostro, el láser Alejandrita es una de las técnicas de depilación más solicitadas y también las más efectiva. O al menos lo era hasta ahora; pues son muchas las mujeres que han preferido dejar a un lado los costosos tratamientos láser para dar la bienvenida al dermaplaning.

El dermaplaning es una forma de depilación facial procedente de Oriente que está triunfando en la red y que cada vez está conquistando a más mujeres. Definido de la manera más simple, se trata de un afeitado del rostro a base de finísimas cuchillas que, además de eliminar nuestro vello en cejas, bigote, cuello y patillas; consigue exfoliar nuestra piel en un peeling que retira y arrastra las células muertas de la cara y el cuello. Una técnica tan sencilla que no precisa de ninguna tecnología novedosa pero que aún así ha cambiado por completo la forma en la que entendemos la depilación.

Dermaplaning o cómo depilarse el rostro con una cuchilla

Si os estáis imaginando a una mujer con la cara llena de espuma de afeitar y una maquinilla como la que usa cualquier hombre, sentimos deciros que estáis equivocadas. Aunque nos resultaría completamente válido que una mujer se quisiese afeitar como su marido (o que directamente no lo hiciese); el dermaplaning no es eso; pues no hace uso de la clásica cuchilla masculina. Para llevar a cabo esta efectiva técnica, es necesario hacerse con una especie de bisturí afilado pero no demasiado cortante que rasure nuestro vello facial a la vez que elimine las capas de piel muerta de nuestra cara, en un peeling de lo más increíble.

Es una técnica que ya cuenta con el aval de la comunidad científica y médica. Y es que en los Estados Unidos, la Asociación Norteamericana de Cirujanos Plásticos se ha mostrado a favor del dermaplaning; y en España ya se usa para eliminar o disimular cicatrices. Un claro ejemplo de que este método tiene tantos beneficios que debemos darle una oportunidad. Y no, si os da miedo acabar convirtiéndoos en la mujer barbuda, no hay nada que temer, pues el dermaplaning, al rasurar el vello por encima de la raíz y no extrayéndolo del folículo, no hace que este crezca más fuerte. ¿Qué? ¿Os atrevéis a dar el paso?