El paso del tiempo, los cuidados inadecuados o las alteraciones hormonales son algunas de las causas que provocan la pérdida de densidad y volumen en el cabello. Conseguir un ‘pelazo’ como el de Edurne no es fácil, pero si cambias algunos hábitos, sigues unos sencillos trucos y tienes paciencia puedes conseguirlo, te lo aseguramos.

La guía definitiva para lograr el ‘pelazo’ de ensueño de Edurne

Cepilla mucho
Lo ideal es hacerlo dos veces al día, por la mañana y por la noche, pero si se te enreda con facilidad hazlo las veces que sean necesarias. Eso sí, si tienes el cabello rizado, no abuses, ya que se romperá el rizo y se encrespará. Además, si vas a lavarlo, debes cepillarlo justo antes de utilizar el champú, ya que peinar el cabello es una manera eficaz de repartir el sebo de las raíces hasta las puntas y esta es la protección natural más adecuada para cuidar las cutículas.

Aplica la mascarilla en seco
Aunque normalmente usamos las mascarillas con el pelo mojado, lo cierto es que lo mejor es hacerlo sobre el cabello seco y de medios a puntas. Elige una redensificante y, para beneficiarte al 100% de todos sus ingredientes, una vez que hayas aplicado el producto, envuélvete el pelo con papel de plástico y una toalla caliente durante 20 minutos. Después, retírala, pon la cabeza bajo la ducha y emulsiona con los dedos hasta que la mascarilla desaparezca. Finalmente utiliza un champú voluminizador.

Exfolia una vez por semana
De la misma manera que exfoliamos nuestro rostro y nuestro cuerpo, el cuero cabelludo también lo necesita. Exfoliarlo una vez por semana contribuye a retirar las células muertas, el exceso de sebo (y caspa) o residuos de productos que pueden asfixiar el folículo piloso. Aplica el exfoliante capilar, masajea, acláralo con mucha agua, lávate el cabello y, por último, utiliza el acondicionador de medio a puntas.

Deja de agitar la toalla con fuerza
Al salir de la ducha con la toalla en la cabeza tendemos a frotar el pelo con demasiada fuerza, lo que puede llegar incluso a arrancar o partir cabellos. ¿Quieres el ‘pelazo’ de Edurne? Entonces abandona esta manía ya. Simplemente hay que dejar que la toalla vaya absorbiendo el exceso de humedad poco a poco.

Nada de irse a dormir con el pelo mojado
Un cabello mojado es un cabello mate, por eso nunca te vayas a la cama con el pelo húmedo. Lo ideal es que no utilices el secador a máxima potencia ni realices movimientos de pelo en todas las direcciones, para que no se alboroten las puntas. Mientras retiras la humedad, utiliza un cepillo redondo que permita circular el aire por su interior para permitir que se evapore la mayor cantidad de agua sin recalentar las cutículas. Esta es la mejor forma de lograr un pelo brillante y lleno de volumen.