Con la llegada del frío, nuestros labios comienzan a resecarse y a cuartearse dando un aspecto antiestético y causando molestias


La piel de los labios es de las más perjudicadas por el frío y las radiaciones solares, esto se debe a que la epidermis de los labios es muy fina y al bajo contenido en melanina que tiene su piel. Por ello es tan importante una buena protección de los labios en invierno hidratándolos para que no se lleguen a agrietar consiguiendo así unos labios cuidados y jugosos. Si bien en verano le prestamos especial atención debido a que la radiación social también puede «quemar» nuestros labios y por ello es importante aplicarte bálsamo labial con SPF, en invierno es el momento en el que se cuartean y salen a relucir esas especies de pieles muertas que además de antiestéticas son molestas.

La mascarilla obligatoria por el coronavirus también reseque con más facilidad nuestros labios

No tenemos que olvidarnos de la mascarilla obligatoria por culpa de la pandemia provocada por el coronavirus. Es otro factor, y muy importante, para tener en cuenta. Y es que la mascarilla provoca una mayor sequedad de los labios que durante los años anteriores cuando no la usábamos. Os preguntaréis por qué. Es sencillo. Es debido a que la saliva se evapora rápidamente en el interior de la mascarilla haciendo que la capa superior de los labios se reseque, irrite e incluso agriete. Para que tengas unos labios sanos este invierno, desde URIAGE nos dan unos cuidados y unos pasos para tenerlos siempre hidratados y perfectos.

El paso a paso, para unos labios jugosos y sanos

Al igual que en el resto de nuestra rutina de belleza, hay que prestarle atención y cuidados tanto por la mañana como por la mañana. ¿Qué hacemos en cada momento? Por la mañana es importante proteger la piel antes de salir al frío, por ello hidrata la zona con un bálsamo que cubra bien la piel de los labios y los aisle, consiguiendo así una protección para todo el día. También hay que proteger los labios del sol, ya que en zonas donde nieva es muy común que los labios se quemen debido a la radiación solar que refleja en la nieve. Para ello, opta por aquellos que incluyan SPF. Añade un bálsamo labial a tu bolso para usarlo a lo largo del día.

¿Y por la noche? Lo ideal es que exfolies con una toalla o un cepillo de dientes para retirar la piel seca y muerta, esta exfoliación se debe hacer como máximo una vez a la semana, ya que, de lo contrario, se irritará la piel. Para terminar, hidrata la piel después de la exfoliación consiguiendo repararla de los posibles efectos del frío y la radiación solar durante la noche, cuando la piel está más receptiva y los activos y nutrientes más se asimilan.