Su exagerada manicura es una de las características más llamativas de su estilo. Rocío Flores no renuncia a ella, aunque ha hecho algún cambio


Todo lo que hace, dice o se pone Rocío Flores es objeto de debate. La joven se ha convertido en el personaje indiscutible del mundo del corazón, y todavía más desde que su madre, Rocío Carrasco, decidió contar la historia de su relación con su padre, Antonio David, el la docuserie de Telecinco Rocío, contar la verdad para seguir viva. Pero no solo por sus conflictos familiares está en el foco de la noticia. Rocío ha conseguido convertirse en una de las influencers más seguidas de nuestro país, con más de 780 mil seguidores, y eso genera «amores y odios» a partes iguales. Aunque son muchos los que han caído rendidos al encanto de la joven, también hay alguna encendida crítica a su estilo, especialmente a su manicura. Ellas se lo toma con mucho humor, aunque ha decidido tomar medidas.

En sus colaboraciones televisivas, tanto en el Programa de Ana Rosa como en Tierra de nadie, el debate de Supervivientes, Rocío Flores nos sorprende con sus estilismos, sus marcados maquillajes y sus radicales cambios de peinado. Sin embargo, todos estos meses se ha mantenido fiel a su manicura, igual de llamativa y exagerada como muchos de sus looks. Una manicura de uñas larguísimas terminadas tanto en punta como cuadradas, que le ha supuesto alguna críticas, entre ellas la de personajes tan conocidos como Mercedes Milá.

Un sutil cambio de manicura, pero fiel a su estilo

Pero a Rocío las críticas no le afectan y ha tirado de sentido del humor en su visita a su centro estética de confianza en Málaga para ponerse a punto antes de las vacaciones. Allí, entre otros tratamientos, también se ha hecho la manicura, con su correspondiente masaje, y un resultado un tanto diferente: «Para que no os asusten mis uñas kilométricas. Echándole humor a la vida», ha dicho.

La joven se ha puesto en manos de su manicurista y el resultado han sido unas uñas largas, aunque no tan exageradas como en otras ocasiones, con la punta cuadrada y pintadas con la nueva manicura francesa, que combina el tono nude con el acabado multicolor. Las uñas arcoiris son la tendencia de este verano, tanto en la manicura francesa, como la lleva Rocío, como con originales diseños y dibujos.
Rocío nos ha mostrado el proceso de sus nuevas uñas acrílicas antes de comenzar sus vacaciones. Los dos pasaportes que ha enseñadp en las redes, el de ella y suponemos que el de su novio, Manuel Bedmar, nos dan idea de que muy pronto pondrá muchos kilómetros de distancia con España para sus días de relax.