Y no solo ellas… Ana Matamoros o Dulceida son otras de las jóvenes que han pasado por el quirófano para hacerse una reducción de mamas. Te contamos en qué consiste la operación que las influencers han puesto de ‘moda’


Alba Díaz se ha sometido a una reducción de pechoUna cirugía cada vez más común. De hecho, ya son varias las jóvenes famosas que por cuestiones estéticas o de salud, han pasado por ‘boxes’ para someterse a esta intervención. Muchas han querido romper tabúes y hablar sin tapujos de la operación que les ha cambiado la vida, a mejor. Y es que todas ellas confiesan estar muy satisfechas.

Alba Díaz habla sobre su reducción de pecho

La última influencer en confirmarlo ha sido Alba Díaz. La hija de Vicky Martín Berrocal y Manuel Díaz El Cordobés ha contado en su cuenta personal de Instagram que ha pasado de tener una talla 120, a una 85-90. Eso sí, asegura que ella no quería renunciar a su físico natural, sino mejorar su calidad de vida. Y es que el exceso de volumen en la mama puede causar daños en la columna vertebral, dolores en la base del cuello y hombros, así como dificultades en la circulación linfática. Es en estos casos cuando es recomendable la reducción de mamas.

«Hace un año me di cuenta que tenía que hacerlo sí o sí. No era una cuestión estética sino de salud. Aunque siempre he llevado bien el tener mucho pecho, llegó un punto en el que me limitaba y me hacía sentir incómoda. Los dolores de espalda cada vez aumentaban más», ha aclarado Alba, ya desde su casa.

«No me he puesto implantes. Solo me lo he reducido y colocado. En mi caso era la mejor opción, según me dijo el Doctor», ha relatado la joven, que además ha hecho una reflexión: «Dicen que quien no arriesga no gana. A mi me da respeto, claro que sí, pero más ganas tenía de verme y estar bien», explica.

Como cuenta, dice que ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado en su vida: «Casi no me está doliendo. Estoy algo incómoda y siento presión. Pero, aunque pasase por mucho dolor me compensaría, estoy más que feliz por haber dado el paso».

¿En qué consiste la operación?

Esta cirugía de pechos se realiza en un quirófano, bajo anestesia general, siendo necesario el ingreso durante una noche. La intervención dura alrededor de tres horas y se necesita un tiempo de recuperación de unos 15 días. Consiste en eliminar el exceso cutáneo y glandular, colocar la areola y pezón en su posición anatómica más acorde con la forma de las mamas y del tórax, realizando una extirpación dermoglandular acorde al biotipo de la paciente.

El precio está entre los 4.500 y los 6.000 euros, dependiendo de la clínica donde se realice y de las características de la intervención. Tras la cirugía de reducción de mamas, la paciente tendrá unos senos con forma más bonita, y con un tamaño más proporcionado a su cuerpo