Siempre hablamos de los caprichos estilísticos más caros y extravagantes de los famosos. Sin embargo, hoy, Laura Matamoros nos ha confesado su lado más sibarita desvelando cuál es el plato de comida que le tiene «obsesionada».

La hija de Kiko Matamoros es una de las influencers mejor valoradas en el mundo de las redes sociales y por eso no es de extrañar que sus gustos culinarios superen con creces nuestras expectativas. Sus contratos generosos han hecho posible que la joven pueda saborear cuando quiera uno de sus platos favoritos: los guisantes lágrima, el caviar verde que puede llegar a costar 300 euros el kilo.

Los guisantes lágrima: la carísima obsesión de Laura Matamoros

Los exclusivos guisantes lágrima se cultivan en distintas zonas costeras de Guipúzcoa, con una producción escasa y una temporada breve (se siembran en noviembre, y se recogen a mano de abril a junio). Es un producto muy delicado por eso la recolección es muy exigente y también por eso tienen un precio de mercado tan elevado. Su tratamiento en cocina también requiere de mucho respeto.

Es el ingrediente estrella en las mesas más codiciadas y uno de los platos protagonistas en los menús Gourmet de degustación más exquisitos. Es una legumbre de piel fina y crujiente. En su corazón, líquido, se guardan azúcares y savia. Explotan en la boca al morderlos, con un sabor profundo y un toque dulce al final.

Su contenido graso es mínimo y es muy rico en proteínas e hidratos de carbono. También, contiene una cantidad importante de fibra, vitamina C y minerales como el magnesio y el fósforo; y un aporte de vitamina B12 mayor al del resto de las legumbres más conocidas.

El extenso currículum laboral de la hija de Kiko Matamoros

Los sibaritas son famosos por su inclinación al lujo y a la vida reposada. Una definición que define a la perfección el elevando tren de vida que lleva Laura. Gracias a su trabajo como creadora de contenido, es uno de los rostros populares de nuestro país. Ella ha encontrado en Instagram un negocio que le reporta grandes beneficios. Además, en el año 2016, gana ‘Gran Hermano VIP‘. Aunque, eso sí, afirmó que el dinero del ‘maletín’ no era para ella: «Yo no creo que necesite este dinero, he vivido siempre sin estas cantidades, creo que hay gente que se lo merece más que en este caso es mi hermana Irene. Ella entra a la universidad ahora y yo creo que se merece un buen estudio».

Al año siguiente, fue concursante de ‘Supervivientes‘ y se convirtió en la tercera finalista del concurso. Además, a sus participaciones en realities, hay que sumar la apariciones en televisión como tertuliana en los programas de la parrilla de Telecinco. También tuvo su propio canal en MTMad, la plataforma de vídeos de la cadena, llamado ‘Inside Laura’ y donde pasaba revista a temas de lo más polémicos. Sin embargo, parece que ese tiempo ha llegado a su fin y ahora vive volcada en su faceta como ‘influencer’.

En el año 2020, SEMANA desveló en exclusiva la cantidad que pide por publicar una fotografía o publicitar un producto, restaurante o una marca de moda. Una media de 4.000 euros. Pero si tenemos en cuenta que en los últimos dos años, la sobrina de Mar Flores, ha aumentado de forma considerable su número de seguidores y ya ha alcanzado el millón, esta cifra podría haber aumentado y estar cobrando más dinero por publicidad. Entonces, teniendo en cuenta que le acompaña la fama y al fortuna, no es de extrañar que sus platos favoritos también sean costosos y exclusivos.