¿Ritual de belleza en cada? Parece un imposible. Más bien sentimos vértigo, cuando empieza la semana. Con la agenda completa somos incapaces de encontrar un momento para nosotros mismos. Pero es evidente que debemos corregir ese error por nuestro bien y por el de la salud de nuestra piel. Los pasos para hacerlo en casa son bien sencillos.

Paso a paso de tu ritual de belleza en casa

Empieza por exfoliar. Ayudar a la piel a desprenderse de las células muertas y facilitar que las más jóvenes luzcan con energía es el objetivo. Hay muchas formas de realizar una exfoliación casera, tanto facial como corporal.
Una receta que no falla en tu ritual de belleza para el cuerpo consiste en mezclar sal gorda yodada con unas gotas de aceite. Puedes elegirlo de almendras o argán y dos o tres de aceite de lavanda o rosa mosqueta. Aplícala  sobre la piel húmeda con movimientos circulares de abajo a arriba, comenzando por tobillos e insistiendo en rodillas y codos. Para el rostro, mezcla dos cucharadas de azúcar de grano fino con una de aceite de oliva y masajea sobre el cutis húmedo. Después de retirarlo aplica tu sérum o crema habitual.
Ritual-belleza
Nos centramos ahora en bolsas y ojeras, ideal para aquellas personas que sientes que siguen siendo sus puntos débiles. Drenar es la clave. Aplica un contorno de ojos con principios activos que activen la microcirculación. Con un leve pinoteamiento con las yemas de los dedos desde el lagrimal hacia el exterior.
No te olvides tampoco de tener a mano un gran aliado siempre a mano: un rodillo de cuarzo rosa. Será tu mejor amigo para completar el ritual de belleza en casa.Posee minerales que eliminan la hinchazón, liberan toxinas y mejoran la circulación. Previenen la aparición de arrugas y son un buena herramienta para combatir el envejecimiento.
Ritual-belleza-1
¿Cómo debes usarlo? Después de una buena fase limpieza y con la piel preparada, debemos desplazarlo siempre con movimientos ascendentes. En la zona de ojos comienza por la punta interna de la ceja, y desciende rodeando el ojo hasta llegar al lagrimal. Mejor si previamente, hemos enfriado nuestro rodillo. Incrementarás los resultados.