Tratar esta zona tan delicada no es difícil pero hay que ser muy disciplinada para conseguir resultados en cuello y escote.


Cuello y escote: sin duda podemos asegurar que son tarea pendiente. Ponemos todo nuestro empeño en paliar la aparición de arrugas en nuestro rostro, de hidratar y tonificar evitando la flacidez. Incluso en de reforzar nuestra mirada con masajes drenantes pero seguimos cometiendo un error con demasiada frecuencia. ¿Sabes cuál es? Nos olvidamos de cuello y escote. Algo que puedes cambiar si te animas a probar estos sencillos consejos.

Si dispones de más tiempo, aplica una mascarilla tensora que te ayudará, además, a redensificar la zona.

Cómo mejorar el aspecto de cuello y escote

Empezaremos por los cuidados cosméticos. De día emplea un suero que reafirme y combata la flacidez, con movimientos ascendentes, y finaliza, siempre, con la protección solar. Por la noche te recomiendo una crema muy nutritiva, reafirmante. Te ayudará a recuperar la piel de cuello y escote de las agresiones sufridas durante el día. En muchas ocasiones puede ser la misma que emplees para el rostro. Son acertadas si contienen ácido hialurónico, silicio, colágeno, Vitamina C… Pero, atenta. A partir de los 40, te aconsejo que emplees una específica para obtener los mejores resultados.

Si dispones de más tiempo, aplica una mascarilla tensora que te ayudará, además, a redensificar la zona. Recuerda que estamos tratando una piel más fina y delicada. Un tejido subcutáneo que disminuye con la edad y que, en el caso del escote, soporta también el peso del pecho. 

Una vez a la semana, o cada quince días si se trata de una piel más delicada, realiza un peeling enzimático que te ayude a eliminar impurezas y dar vitalidad. Realiza un exfoliado suave. Conseguirás deshacer las uniones entre las células muertas pero sin dañar las que están en buen estado. 

Realiza un peeling enzimático que te ayude a eliminar impurezas y dar vitalidad en cuello y escote .

Consejos sencillos para evitar las arrugas

¿Más? Evita los cambios de peso y dormir boca abajo ya que estarás acentuando las arrugas en la zona del escote. Si duermes con un sujetador específico estarás evitando también su formación.

En cabina, para tratar manchas, verrugas e imperfecciones, que acostumbran a afincar en cuello y escote, te recomiendo el láser azul. En la mayoría de los casos, en una sola sesión, quedan eliminadas sin necesidad de anestesia ni recuperación posterior. Cuello y escote tendrás con estos consejos el aspecto rejuvenecido que tanto merecen.