La piel tiene necesidades diferentes a cada edad, pero ¿sabes cuándo es necesario comenzar a usar la crema antiarrugas? Aquí tienes todas las respuestas


¿Cremas antiarrugas? ¿A qué edad debo empezar a usarlas? ¿Cuáles son las más acertadas? ¿Qué rutina es la más adecuada para mi piel? Son solo parte de las preguntas que se nos acumulan cuando empezamos a ver en el espejo las primeras arruguitas, los primeros signos del paso del tiempo. Pero no debes alarmarte. Hoy te contamos varios puntos claves para que aciertes en tu elección.

Primer punto clave: la prevención

En el mundo del cuidado de la piel, la prevención es clave. Por  eso no debemos olvidar que en las edades tempranas -década de los 20- aunque basta con utilizar texturas ligeras y sobre todo que se encarguen de mantener la hidratación de la piel a raya, es importante utilizarlas.

Cremas antiarrugas que previenen el envejecimiento

Cuando hablamos de cremas antiedad, nos referimos a aquellas más untuosas. Y que también incorporan principios activos dirigidos a prevenir el envejecimiento. Y en estos casos, a la hora de acertar, debemos estudiar las necesidades de cada piel.

¿Un ejemplo? hay pieles que a partir de los 30 experimentan una flacidez inusitada para su edad. Y, por lo tanto, en estos casos sería clave combinar tratamientos en cabina con la cosmética más apropiada.

Cuando hablamos de una piel que envejece con naturalidad, resulta clave, emplear un contorno de ojos.  Específico a partir de los 30 para prevenir las patitas de gallo y el envejecimiento en esta zona.

Utiliza una crema específica para cuello y escote

¿Qué podemos hacer en casa para evitar su envejecimiento? De día emplea un suero que reafirme y combata la flacidez. Apícalo con movimientos ascendentes, y finaliza, siempre, con la protección solar. Por la noche te recomiendo una crema muy nutritiva. Pero, atenta. A partir de los 40, aconsejo que emplees una específica para obtener los mejores resultados. Si dispones de más tiempo, aplica una mascarilla tensora.

Una vez a la semana, o cada quince días si se trata de una piel más delicada, realiza un peeling enzimático. Te ayudará a eliminar impurezas y dar vitalidad. Realiza un exfoliado suave y consigue deshacer las uniones entre las células muertas pero sin dañar las que están en buen estado.

¿A partir de qué edad se convierten en imprescindibles?

A partir de los 50. De ahí en adelante, la piel experimenta cambios más radicales. Perdemos tono, se vuelve más seca y sentimos que ha desaparecido la luz que nos hace lucir jóvenes. Necesitamos suavizar, aportar firmeza, redensificar, nutrir y obtener una sensación de confort e hidratación que creemos perdidas.

¿Qué activos hay que buscar en las cremas?

Una de las claves para controlar la aparición de arrugas es mantener a raya la hidratación y mejor si utilizas ingredientes antiedad. Sobre todo que tengan ácido hialurónico, para que las células de la piel retengan el agua y redensifiquen la zona realizando un efecto relleno. Pero como este tema merece un post aparte os animo a que estéis pendientes a nuestra publicación de la próxima semana.