Las combinaciones cosméticas siguen siendo uno de nuestros principales dilemas a la hora de cuidar la salud de nuestra piel. El orden en el que debemos: el orden y la compatibilidad de nuestros cosméticos


Las combinaciones cosméticas siguen siendo uno de nuestros principales dilemas a la hora de cuidar la salud de nuestra piel. El orden en el que debemos: el orden y la compatibilidad de nuestros cosméticos. Por eso es clave dejarse aconsejar antes de adquirirlos. Y no solo porque una voz experta nos guiará a la hora de escogerlos, sino también porque nos irá marcando pautas para no cometer errores.

Las combinaciones cosméticas siguen siendo uno de nuestros principales dilemas a la hora de cuidar la salud de nuestra piel.

Qué combinaciones cosméticas puedes emplear sin miedo a equivocarte

1. Para mantener la hidratación de tu piel

Dos principios activos que puedes combinar sin miedo a equivocarte son el ácido hialurónico y AHA como el ácido glicólico o el salicílico. El ácido hialurónico atrae la humedad y mantiene la hidratación que nuestra piel necesita. Los Alfahidroxiácidos  se encargan de mantener la piel limpia. También liberada. Y nos ayudan a que el ácido hialurónico pueda realizar su función humectante a la perfección.

Aprender a combinar los principios activos es clave para preservar la salud de tu piel

2. Para proteger, calmar y potenciar la luminosidad.

En este caso debes empezar por recurrir a la vitamina C. Es el antioxidante por excelencia, clave para iluminar, purificar y aclarar la piel. De hecho, es uno de los secretos antiedad mejor guardados de esas pieles luminosas, lisas y elásticas que vemos en las revistas. Su poder nos protege de los efectos nocivos de la contaminación. También de las radiaciones solares.

Casa a la perfección con la Vitamina E que calma y protege. El mayor secreto de su mágica combinación es que juntas son aún más poderosas y eficaces. ¿El motivo?  La Vitamina E es soluble en aceite mientras que la vitamina C es soluble en agua. Gracias a ese detalle conseguimos que penetren en la piel de diferente manera potenciando su secreto antioxidante.

No combines cosméticos si no conoces las necesidades de tu piel

3. Para prevenir el envejecimiento

Es una de nuestras máximas aspiraciones cosméticas, conseguir la fórmula antiaging por excelencia. Y una de las maneras es combinando DMAE y retinol. EL DMAE es un principio activo hidrosoluble.  Se forma de manera natural en el cerebro. A nivel cosmético tiene propiedades reafirmantes. Y con una virtud añadida. Su efecto es acumulativo en el tiempo. Es lo que llamamos “efecto despensa”. Lo utilizamos para reafirmar. También nos ayuda a la absorción de nutrientes esenciales y su alto poder antiinflamatorio unifica el tono y el color de la piel. 

Los tratamientos en cabina emplean combinaciones cosméticas que siempre hacen diana

Combina a la perfección con retinoides, siempre por la noche, gracias a sus poderosos efectos antienvejecimiento. Entre otras cosas porque es un potente antiarrugas. Además es un gran aliado despigmentante y un buen activador de la producción de colágeno de manera natural. Es otra combinación top sin duda.