Compartir el maquillaje es algo bastante habitual, pero ¿cómo hacerlo seguro en tiempos de covid? Aquí te damos todas las claves


Con la Nochevieja a la vuelta de la esquina, seguro que ya tienes pensado el estilismo con el que vas a dejar atrás este año y brindar para dar la bienvenida a un mejor 2021. En muchas casas seguro que se dará la ocasión en la que madres, hijas y hermanas compartan el maquillaje. Si esto ocurre hay que tener en cuenta una serie de medidas de prevención e higiene para garantizar la seguridad de todos los convivientes.

La maquilladora Cristina Lobato nos da las claves para que compartir el maquillaje no nos traiga problemas. Y lo primero que recomienda es utilizar una espátula y una paleta de maquillaje, bien sean de plástico, metacrilato o metálicas. «Serán tus grandes aliadas para utilizar los productos sin contaminar y seguir todas las medidas de higiene. Tanto la espátula como la paleta deben estar higienizadas antes de utilizarlas. Las limpiamos con jabón y después desinfectamos con alcohol. Hay que tener en cuenta que en esta espátula vamos a poder depositar bases de maquillaje, correctores, labiales o cualquier producto fluido», explica la maquilladora.

¿Qué medidas de higiene hay que seguir a la hora de compartir maquillaje?

Lo más importante es que no introduzcamos el pincel o la brocha varias veces en el producto porque podemos contaminarlo. Para productos en polvo, deslizamos un cuadradito de celulosa sobre el producto (sombra, colorete, iluminador, etc) y con una brocha o pincel de ojos recogemos el polvo. No te preocupes porque va a pigmentar exactamente igual que si cogiéramos producto directamente del packaging.

No dejes los productos de maquillaje sobre el tocador. Sigue este ritual: saca un producto, aplícalo, desinféctalo con alcohol y vuélvelo a guardar. Cuanto menos tiempo estén expuestos muchísimo mejor.

Gtres

Los cosméticos como cremas hidratantes, leches limpiadoras o desmaquillantes es mejor utilizarlos con dosificador. Si no es posible, evita meter directamente el dedo y recoge producto con la espátula, previamente desinfectada, para que no tenga contacto directo con las manos.

Productos que bajo ningún concepto deberíamos compartir: el eyeliner tipo rotulador. Es el mejor momento para empezar a practicar con el eyeliner en gel. Este formato de delineador nos permite coger producto con una espátula y evitar que el pincel se tenga que introducir en el envase. «También podemos sustituir el lápiz de ojos por estos eyeliner en formato gel ya que los hay para utilizar en la línea de agua, recuerda preguntarlo siempre antes de comprar», aconseja Lobato.

Lo más seguro en tiempos de pandemia es el formato gel ya que sacas la proporción que vas a utilizar sin contaminar en ningún momento el producto en el interior. Con un pincel para labios desechable, pigmentamos con el gel y maquillamos la línea de agua.

No apliques el labial directamente de la barra. Raspa una pequeña cantidad con la espátula para recoger directamente desde ahí con un pincel desechable. Si vuelves a coger producto otra vez, ten a mano un disco de algodón impregnado con alcohol para limpiar la espátula. Si el labial es líquido, de la misma manera depositamos en la paleta con el bastoncillo aplicador. Recuerda lavar el pincel de labios cada vez que lo utilices.

El gupillón desechable, un must have para aplicar la máscara de pestañas. Se trata de un producto que se contamina rápidamente, a los 3-6 meses hay que cambiar de máscara. Cristina Lobato recomienda utilizar gupillones desechables, uno para cada ojo. «Lo ideal sería no compartir máscara de pestañas porque los gupillones que traen por defecto están estudiados para sacar el máximo partido a la formulación, con lo que el resultado en las pestañas siempre suele ser más bonito que con un gupillón desechable. En caso de que esto no sea posible, obviamente en la balanza pesa la seguridad y la higiene.

Cada vez que utilices un producto, recuerda desinfectarlo muy bien con alcohol.