El sencillo hábito de cada día de aplicarnos el perfume también tiene sus trucos. Te decimos cómo hacerlo y qué errores tienes que evitar


El perfume es sin duda uno de los cosméticos más antiguos y un básico en la rutina de belleza corporal. Y aunque forma parte del día a día de la mayoría de las personas, está demostrado que se siguen cometiendo errores, muchas veces causados por total desconocimiento a la hora de elegirlos, aplicarlos y conservarlos. Mylène Thioux, perfumista de Equivalenza, marca especializada en perfumería y cosmética, desvela los seis errores más comunes que se deben evitar ( y también lo que debes hacer) para poder sacar el máximo partido a las fragancias.

Qué debes evitar y hacer a la hora de ponerte un perfume

Tienes que hidratar la piel. Antes de aplicar el perfume se recomienda hidratar la piel para que su fragancia perdure durante más tiempo. Al salir de la ducha es el mejor momento, ya que los poros se encuentran más dilatados y, por tanto, mantendrán el perfume durante todo el día.

No debes frotar el aroma entre las muñecas. Un hábito que suele ocurrir cuando se prueban perfumes en tiendas, o por inercia. Pero en realidad, con este gesto se alteran las moléculas del perfume, y por lo tanto se modifica su aroma.

No hay que saturar el olfato cuando se prueban nuevas fragancias. El olfato solo distingue entre tres y cuatro aromas similares. Por eso, cuando se está buscando la fragancia ideal se recomienda no superar ese número y, si se hace, hay que descansar el olfato entre prueba y prueba oliendo alguna otra zona de tu piel o saliendo durante un pequeño periodo de tiempo de la tienda en la que nos encontremos.

perfume
Gtres

Evita pulverizar el perfume por la ropa o en el pelo. La ropa podría dañarse, especialmente tejidos como piel y cuero, y en el caso del cabello se recomienda elegir fragancias específicas, como los Hair Mist, que sustituyen parte del alcohol que reseca el cabello por ingredientes que lo cuidan, como la queratina vegetal y las proteínas de seda.

No debes agitar el perfume antes de usarlo. Los perfumes están formulados para que no sea necesario agitarlo y que no se separen en dos fases. De esta manera, se descompone su fórmula y se alteran sus componentes.

Evita guardarlo en el baño. Para conservar el perfume adecuadamente, se deben evitar zonas húmedas como el baño, y la exposición directa de la luz solar. A la larga, esto podría estropearlos y envejecerlos. Por esa razón, se recomienda que esté en un lugar fresco y seco, o protegerlos con una.