El proceso de bronceado no es igual de rápido para cada una de nosotras. Depende de la rapidez con la que nuestro cuerpo produce melanina, de la alimentación y otros factores genéticos. Pero hay un producto en el mercado, que se agota de temporada en temporada, que acelera el bronceado mucho más rápido que los aceites y que dejan un tono de piel precioso. Las gelatinas bronceadoras son uno de los productos de belleza que no podéis dejar de usar las que tengáis prisa por veros morenas, eso sí, con cautela y protección.

Estas gelatinas bronceadoras tienen una textura oleosa muy peculiar, crean una película antiadherente en nuestra piel que es muy difícil de quitar. Cuesta retirar el producto de la piel y pueden llegar a ser muy pringosas, pero lo cierto es que hacen que nuestro moreno se acelere en pocos días. Los resultados son increíbles, pero hay que ser cautas. No podemos exponer nuestra piel al sol directamente con estas gelatinas, porque muchas de ellas no llevan protección solar, o , si lo llevan, es muy bajo. Podéis empezarlas a usar cuando vuestra piel ya esté empezando a broncearse, o combinarlas con cremas de protección alta.

Muchas de las gelatinas bronceadoras contienen extracto de zanahoria y vitaminas

Muchas de estas cremas bronceadoras están formuladas con extracto de zanahoria, que tienen un alto contenido en carotenos beneficiosos para la piel. El aceite de coco también suele estar presente y ayuda a acelerar el bronceado; algunos contienen tirosina, un compuesto necesario para que nuestra piel pueda sintetizar la melanina y así producir un pigmento más oscuro. Además, algunos de los productos seleccionados están enriquecidos con ATP, que estimula también la producción de melanina o la Vitamina B2 que tiene una función protectora en la barrera de defensas de nuestra piel.

Desliza para descubrir las mejores gelatinas bronceadoras y no dudes en hacerte con una y usarla con cautela este verano.