Maquillarte en casa como (casi) una profesional es posible si sigues estos trucos. Te dejamos muy claro lo que debes y no debes hacer


No todas somos expertas a la hora de coger la brocha de maquillaje y conseguir un rostro perfecto. Pero sin ser una profesional, hay una serie de trucos que te van a ayudar saber qué base de maquillaje debes usar, cómo debes utilizar el lápiz de ojos…
Para todas aquellas personas que se enfrentan por primera vez al maquillaje, también para los que se maquillan a diario o de forma puntual, la maquilladora Cristina Lobato afirma que el primer paso es conocer cuál es el estado real de la piel: si tiene exceso de grasa, si está seca, si tiene exceso de grasa pero falta de hidratación: «Es necesario saber esto para empezar a usar los productos adecuados que nos ayuden a equilibrar la piel», apunta la maquilladora.

10 trucos de maquilladora para inexpertos y lograr un maquillaje 10

1. Pensar que la cobertura soluciona cuando la solución es el color. El principal error es creer que a mayor cobertura, más se va a cubrir la imperfección. Querer corregir con un producto absolutamente todo es un error muy común y no es así. Generalmente vamos a conseguir cubrir con el color y no con la cobertura.

2. La ojera nace desde el párpado superior y asciende hacia abajo pero no llega a introducirse en la zona de la bolsa. Por eso es recomendable dejar la zona de la bolsa libre de producto.

3. A la hora de corregir, si es una ojera imperceptible, ilumina  simplemente la zona con un tono beige natural o la propia base se va a cubrir. Cuando está más pronunciada, neutralizamos la zona con un tono salmón. Una vez neutralizada con un tono anaranjado pasamos a neutralizar el tono anaranjado con el tono beige: o con base o con un corrector.

4. Escoge la base de maquillaje según tu tipo de piel. Hay muchísimas bases con diferentes texturas y composiciones con lo que es importante tener en cuenta el tipo de piel que tenemos. Nunca hay que probar los tonos de base de maquillaje en la mano, nada tiene que ver con el tono del rostro. La base se debe probar en la zona de la mandíbula hacia el cuello. La base siempre se tiene que fundir con la tonalidad del cuello, el color en el rostro lo aplicaremos después con polvos de sol y colorete. Es preferible un tono por debajo a uno por encima, sin embargo, lo ideal es que sea el mismo tono de nuestra piel.

5. Hay que preparar la piel siempre antes de empezar a maquillar.

trucos
6. En cuanto a las sombras de ojos, Cristina Lobato recomienda empezar con técnicas muy sencillas. Aplicar un solo tono en el párpado móvil y difuminar hacia el párpado superior para que vaya en degradado, por ejemplo, con un tono de intensidad tipo ocre pero que tenga algo de luz y brillo. Unificar con sombra color piel bajo el arco de la ceja para finalizar.

7. El eyeliner genera mucha frustración. La maquilladora recomienda practicar con un lápiz de ojos maquillando a ras de las pestañas, desde el lagrimal hacia la raíz de las pestañas, quedándonos en el exterior. Con un pincel biselado difuminamos para crear el eyeliner, lo hacemos con ese mismo lápiz y lo arrastramos del propio delineado.

8. Empezamos el maquillaje por los ojos por si caen restos de sombra sobre la piel. Trabajamos el ojo, limpiamos y aplicamos la base.

9. Si te gusta mucho la máscara de pestañas, se pueden aplicar dos capas. Primero un ojo y luego el otro, así dejamos actuar la primera capa. Si lo hacemos en el mismo ojo dos veces seguidas puede apelmazarse todo el producto.
La máscara tiene una caducidad máxima de 6 meses. Es muy importante revisar su estado pasado este tiempo porque genera bacterias que nos pueden crear problemas de conjuntivitis en los ojos ya que el producto no está en óptimas condiciones.

10. Una vez aplicada la base sellamos con polvo. Una vez sellado con el polvo no podemos volver a aplicar ningún producto fluido o en crema porque nos creará un efecto pastoso y cuarteado. No sellamos nada hasta que no tengamos claro que el resultado es lo que queremos.