La hija de María Teresa Campos ha hecho hincapié en que está muy feliz dónde está y que no pretende volver a ‘Sálvame’.


Después de un año, Terelu Campos volvía a pisar el plató de ‘Sálvame’, aunque lo hacía para ponerse al frente de los fogones de ‘La Última Cena’ junto a Víctor Sandoval. La hija de María Teresa Campos volvía a reencontrarse con los que un día fueron sus compañeros y la tensión se palpaba en el ambiente. Viejas rencillas salieron a relucir y los colaboradores del programa de Telecinco le pedían a la tertuliana que volviera al programa. Sin embargo, la audiencia se quedó sorprendida ante la ausencia de María Patiño, quien mantiene una relación complicada con la madre de Alejandra Rubio.

Muchos se preguntaban si la presentadora de ‘Socialité’ había tomado la decisión de no estar presente para no tener que encontrarse con Terelu Campos debido a los frentes que tienen abiertos. Pero, nada más lejos de la realidad. Un día después, la hermana de Carmen Borrego ha explicado cuál ha sido el verdadero motivo de la ausencia de la periodista.

«No se encontraba bien pero sí iba a estar. Entiendo que si al día siguiente tienes que presentar un programa no vayas», comentaba en el programa de Emma García. Asimismo, Campos ha dejado claro que le hubiera gustado que estuviera, a pesar de su inexistente relación de amistad. Sobre esto último, la hija de la veterana periodista también ha hecho hincapié en que «me da igual tener o no esa relación» de amistad cerrando así cualquier posibilidad de reconciliación.

Por otro lado, Terelu Campos ha vuelto a dejar claro que no tiene intención de volver a ‘Sálvame’ y que no se lo ha planteado, algo que ha repetido «hasta la saciedad». No obstante, no cierra la puerta puesto que no sabe qué va a pasar en el futuro. «Estoy muy a gusto aquí», finalizaba. 

Terelu Campos cocina en ‘La Última Cena’ y no vuelve a ‘Sálvame’

Emocionada y temblando, así ha sido como Terelu Campos ha vuelto a pisar ‘Sálvame’. La colaboradora de ‘Viva la vida’ se reencontraba con Kiko Hernández y aseguraba que se le había revuelto algo por el hecho de volver al plató del programa de Telecinco y que antes fue de ‘¡Qué tiempo tan feliz!’, donde tan buenos momentos había pasado. Ilusionada por darle de cenar a los que fueran sus compañeros, la hermana de Carmen Borrego explicaba que tenía una gran responsabilidad entre las manos. Sobre su marcha del programa de las tardes de Telecinco, ha dejado claro que no iba a pronunciarse porque había pasado hace mucho tiempo atrás y nunca iba a contar públicamente el motivo. No obstante, y por si los espectadores tenían alguna duda, Campos ha hecho hincapié en que está muy feliz dónde está y que no pretende volver a ‘Sálvame’.

Tan solo unas horas más tardes, la velada comenzaba por todo lo alto con la versión más desatada de Terelu Campos que no dudaba en entrar al juego de Jorge Javier Vázquez y compartir con la audiencia con qué colaborador de ‘Sálvame’ mantendría una relación íntima. Sin embargo, la calma se acabó y las viejas rencillas comenzaron a asolar. El primero en abrir el cajón del pasado fue Rafa Mora, quién acusó a la hija de María Teresa Campos de no haberle saludado y de haber planeado todo el show con Víctor Sandoval.

Después le llegó el turno a Lydia Lozano, que tras probar el primer plato dijo que no le gustaba y que su relación con Terelu era meramente profesional. Poco después, unas declaraciones de Kiko Hernández sobre un desafortunado comentario de la colaboradora de ‘Viva la vida’ provocaban que Lozano abandonara la mesa y se fuera al baño indignada. «Llora Lydia, llora. Es lo que están esperando«, decía Campos tachando de «numerito» a la escena que se había marcado la periodista.

Tras esta discusión, Terelu Campos volvía a incidir en que había aceptado participar en ‘La última cena’ porque era un trabajo y no quería meterse en ninguna discusión. «Yo ya no estoy para esto. Me estoy aburriendo muchísimo«, decía mientras que se volvía a los fogones tras ver como Kiko Matamoros y Chelo García Cortés discutían por el sabor del primer plato, una ensaladilla rusa. Además, se escudaba en cantar la sintonía del programa de Emma García para cambiar radicalmente de tema cuando le preguntaban por algo que no quería contestar.