El presentador ha lanzado un mensaje de apoyo y ánimo a quienes tienen empresa y deben hacer frente a la crisis: «Los detalles van a marcar la diferencia».


Una noche más, Pablo Motos ha enviado un mensaje de aliento a su audiencia en ‘El Hormiguero’. En esta ocasión el presentador se ha dirigido a todas aquellas personas, autónomos, emprendedores y pymes que deben salir adelante con sus empresas en estos tiempos de crisis.

«Me gustaría hablarle a la gente que tiene que volver a abrir su negocio y que lo ve todo negro», decía, al arranque de su programa en Antena 3. «No lo hago como presentador, sino como una persona a la que han tumbado muchas veces en la vida y se ha tenido que volver a levantar. En primer lugar, te entiendo. Entiendo que es un problema pequeño, no es un problema grande. Es normal que en tu mente te hagas preguntas como: ¿Me rindo? No te quedes ahí».

«No te compadezcas»

En su mensaje, Pablo Motos ha aconsejado caer en el error de apiadarse de uno mismo. «No te compadezcas mucho porque es adictivo. La gente que se compadece mucho se engancha a eso y ya no sale. En este momento hay mucha gente que está en el agujero, en la misma situación que tú y que va a salir adelante y no hay ninguna razón para que tú no seas una de ellas. Sigue caminando y hazte la siguiente pregunta: ¿Qué hago ahora para salir de ésta? ¿Cuál es el primer paso? No mires el problema entero porque es muy gordo. Divide si puedes el problema en trozos manejables en los que sí que puedes hacer algo, en cosas que dependan de ti. Descubrirás que tienes una reserva de energía. ¿Qué tengo que cambiar? Da igual que sea difícil. Todo cambia».

«Coca Cola empezó siendo una industria farmacéutica», recordaba. «Tiffany’s empezó como una papelería. Nokia empezó como una fábrica de papel y hubo una época en la que hacía chanclas de goma. Avon empezó siendo una empresa de venta de libros a domicilio. Todo cambia. Y si tienes que lograr un objetivo que nunca has alcanzado antes tienes que convertirte en la persona que nunca has sido antes. Nadie dice que sea fácil, pero es lo que hay. La creatividad nace de la angustia. Y como seguramente tu plan no será perfecto, la siguiente pregunta que yo me haría sería: ¿Cuáles son mis fortalezas? ¿En qué soy fuerte yo o en qué es fuerte mi negocio? ¿Qué tengo yo que no tiene el de enfrente? Porque te va a dar más dinero aprovechar tus fortalezas que intentar arreglar todos los puntos débiles que hay ahora», añadía.

Motos ha abordado también la cuestión de la imagen que proyectamos de nosotros mismos. «El siguiente punto vital si tienes que tratar con gente. La persona más importante de tu empresa es la última que tiene contacto con el cliente. ¿Qué emite esa persona que va a tratar con la gente? La gente nos fijamos mucho en qué emiten los demás. En si nos caen bien o si nos caen mal. Pero muy pocas veces nos preguntamos qué emito yo. Qué emite la persona que va a tratar con la gente. Es importante descubrir de qué forma somos percibidos por los demás para valorar la confianza que damos y si hay recursos que tenemos que mejorar».

La importancia de los detalles: «Van a marcar la diferencia»

El de Requena ha subrayado el valor de las pequeñas cosas. «Los detalles van a marcar mucho la diferencia entre tener clientes o no tenerlos. En los detalles está todo. Hay unos hoteles que son muy parecidos a los demás y que han triunfado muchísimo por unos caramelitos de menta que te ponen en la cama. Eso es lo que te hace volver. No es la cama. No son las vistas. Son los caramelitos. Ten detalles con tus clientes. No hace falta que cuesten dinero. La alegría, por ejemplo, no la venden en la farmacia y todos la queremos. De corazón lo digo, yo estoy deseando salir a la calle y gastar dinero y en colaborar en que esto se mueva y empecemos a recuperarnos. Y como yo hay mucha gente».

«Anímate, mira al futuro y ponte una meta concreta. Ponerte una meta concreta es como meter la dirección en el GPS: ya sabes dónde quiere ir. Ponerte una meta concreta te va a ayudar a contestar las preguntas difíciles. Cada vez que te surja una duda solo tienes que meter ahí: ¿Me va ayudar a conseguir mi meta concreta? ¡Verás qué bien funciona!», concluía.