La ganadora de Eurovisión ha opinado sobre algunos de los temas candentes de la actualidad. Entre ellos, la marcha de Leonor a Gales para estudiar bachillerato.


Massiel se ha sentado frente a Jorge Javier Vázquez en ‘Sábado deluxe’ para analizar los temas más candentes y que acaparan día sí y día también los titulares de la crónica social. La ganadora de Eurovisión en 1968 se ha posicionado en la guerra abierta entre María José Campanario y Belén Esteban y se ha preguntado cómo es posible que la mujer de Jesulín de Ubrique publique una carta con ese contenido a altas horas de la madrugada.

Telecinco

Después de ver un vídeo resumen de todo lo ocurrido, Massiel, sin pelos en la lengua, se ha mostrado sorprendida por lo bien que estaba escrita la carta, algo que ha valorado positivamente dejando claro que el contenido, así como los dardos, estaban muy bien pensados. Sin embargo, hay algunos detalles que no le encajan. «No entiendo como María José manda una carta a las cuatro de la mañana, no sé cómo tiene tiempo para el rencor», comentaba.

Tras esto, la interprete de «La la la», ha dejado claro que no podía saber si la carta estaba pensada para hacerle daño a la de Paracuellos y señalaba al diestro como el único culpable de la situación. «No sé cuánto rencor ha acumulado después de sentirse agredida porque Belén también le ha dado leña. Entiendo que María José Campanario se ha sentido agredida porque Belén le ha dado mucha caña. El que tiene una responsabilidad es Jesús con la hija de esta señora. La culpa no es de ella ni de la otra. Si él es padre y no ejerce…«, expresa.

Por otro lado, Massiel ha dejado claro que Belén Esteban tenía derecho a réplica después de ver todo el contenido que tenía la misiva, pero insiste en que su actuación carece de lógica. «No se arrepiente y quiero decir que ha dicho lo que ha querido. Tú tienes derecho a contestar lo que te salga del moño. No es lógico escribir esa carta, a santo de qué. Si ella la tenía olvidada. No sé qué hace escribiendo una carta a las cuatro de la mañana», finalizaba.

Además de este tema, Massiel también se ha pronunciado acerca de la guerra abierta entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera. Sobre esto, la cantante indica que nunca ha visto a la tonadillera como una buena persona y reconoce que su trayectoria profesional no le gusta. «El que es malo es malo y el que se queda con la herencia de su hijo no la va a devolver. Yo de esa familia no entiendo nada», opina. Asimismo, ha defendido a ultranza la marcha de la princesa Leonor a Gales para estudiar el bachillerato: «Está perfectamente formada y ahora va a ampliar sus conocimientos y a donde va no importa su clase social. Va a compartir habitación con tres personas, va a ver una mezcla de clases sociales que le viene muy bien. Y eso que es muy caro… lo van a pagar con la asignación que tienen».

Belén Esteban pone en mano de sus abogados los «comentarios vejatorios» de María José Campanario

Montaje SEMANA

Belén Esteban ha tomado una importante decisión en relación a la guerra mediática que acaba de reabrirse con María José Campanario después de que esta publicase una explosiva carta dedicándole todo tipo de insultos y advertencias. La colaboradora, que ya había anunciado que tomará acciones legales contra la mujer de  Jesulín de Ubrique, ha emitido un comunicado para dejar clara su intención de ir a los tribunales.

«Ante las manifestaciones publicadas hace unos días por doña María José Campanario en la red social Facebook a modo de carta en las que se dirigía y refería a mi y a parte de mi familia, siguiendo las indicaciones de mis abogados, quiero hacer constar lo siguiente: En esa carta, que ha sido difundida por muchos medios de comunicación, se hacían comentarios vejatorios e insidiosos sobre mí que sobrepasan completamente los límites de la libertad de expresión», reza el comunicado que mandó la colaboradora de ‘Sálvame’.

«Se me acusaba infundadamente de insultar y amenazar. Se me lanzaban advertencias sobre la posibilidad de hacer públicas informaciones que me perjudicarían con intención de intimidarme. Y se hacían insinuaciones tan ofensivas como falsas que ponían en tela de juicio mi dignidad y no solo me afectaban a mí. También a familiares muy cercanos que ni son personajes públicos ni han querido serlo nunca», añade el texto.