«Hace mucho tiempo que no la veo», ha afirmado la cantante de sevillanas y copla sobre Isa Pantoja, su ahijada, en ‘Mi casa es la tuya’.


Los dos momentos más duros que le han tocado vivir, su amistad con Isabel Pantoja, su dilatada trayectoria artística… María del Monte se ha sincerado junto a Bertín Osborne en el programa ‘Mi casa es la tuya’. La cantante de sevillanas y copla, que ha estado acompañada por una de sus mejores amiga, la periodista y presentadora Toñi Moreno, ha regresado a uno de sus refugios, la localidad sevillana de Cazalla de la Sierra, el pueblo de su madre.

Telecinco

«Soy muy celosa con mi vida», reconocía sin entrar en muchos detalles sobre cómo se encuentra actualmente su corazón. «En este tiempo he aprendido que me tengo que dejar cuidar». Respecto a si cree que pueda existir en algún momento una reconciliación con Isabel Pantoja, una amistad que copó titulares durante los años 90, ha sido muy clara: «Yo en la vida no me planteo lo que tengo que hacer. Pasará lo que tenga que pasar. Hay que intentar cada día sacar lo mejor, ofrecer lo mejor y dormir con la mayor tranquilidad posible». No ha querido pronunciarse en exceso de un tema que la incomoda: «Hay cosas de las que no he hablado y no voy a hablar».

De aquella estrecha amistad que mantuvieron en su día, María del Monte es madrina de Isa Pantoja. «Hace mucho tiempo que no la veo», reconocía sin ocultar su malestar por ello. «Los mayores algunas veces metemos la pata. Ese compendio es el resultado de cosas que pasan y no tendrían que haber pasado», explicaba sobre el distanciamiento. También se ha pronunciado sobre Kiko Rivera: «Es un niño muy noble».

Gtres

María del Monte ha iniciado la entrevista repasando sus inicios en el mundo del espectáculo. Comenzó a cantar con tan solo 7 años y desde la más tierna infancia supo que lo suyo era la música. A los 20 consiguió ser la ganadora de un programa musical gracias al cual grabó su primer disco, un trabajo que no tuvo éxito. «Lo que yo tenía en la mente distaba mucho de lo que me encontré», ha contado. Poco después, en el marco de una noche con amigos, se encontró con José Luis Uribarri quien le propuso cantar en un local de la capital.

Con su segundo disco, ‘Cántame’, consiguió el éxito que tanto ansiaba, pero tuvo que sortear diversos obstáculo, y es que hay quien le llegó a decir que una mujer no valía para cantar sevillanas. “Yo tenía confianza. Me dediqué a patear todas las emisoras con mi disco debajo del brazo», ha explicado. Finalmente consiguió 13 Discos de Platino y 700.000 copias vendidas en un solo mes: «Fue una llave mágica, no sabemos por qué llega a tu mano». 

Telecinco

Hizo un parón en su trayectoria profesional como consecuencia del fallecimiento de su padre hace 16 años. «Eso lo llevé fatal, fue horroroso. Mi padre y yo éramos cómplices con la mirada. Era un señor en mayúsculas. Ha sido una de las personas más importantes de mi vida». A raíz de aquello tuvo una importante crisis, incluso, llegando a enfadarse con la Virgen del Rocío. Gracias a su madre, quien un día le preguntó si se iba a morir sin escucharla de nuevo cantar, regresó al mundo artístico.

La reciente muerte de su hermano

Ha reconocido que ha tenido dos mazazos importantes en su vida: «Yo he tenido dos cosas malísimas en la vida, cuando perdí a mi padre y a mi hermano. Con lo de mi hermano no era lo lógico, no era lo esperado. No soy la única que ha vivido que un ser adorado se haya ido solo, sin poderle acariciar». Falleció el pasado 20 abril, fecha que coincidió con su cumpleaños, cuando el país estaba sumido en los peores días del primer estado de alarma. No ingresó por Covid-19 sino por una pancreatitis. «He perdido a mi alma gemela».

Gtres

Ha reconocido que una pérdida así siempre es dura, pero más aún por las circunstancias que le tocaron de cerca, no pudiéndose despedir de él. «He vivido situaciones duras en mi vida, como esta ninguna». Ha contado que la peor sensación fue cuando le comunicaron la muerte de su hermano Antonio y poco después estaba sentada con su madre comiendo. «Es duro, no soy la única por desgracia».

«Mi madre no sabe nada», señalaba. Ella tiene 95 años y han intentado protegerla, no contándole este disgustado. Ha participado en la entrevistando mandando un cálido saludo a Bertín Osborne. El programa ha tenido como escenario el palacio de San Benito, situado en la localidad sevillana de Cazalla de la Sierra, un lugar que conoce bien ya que es el pueblo de su progenitora y donde vivió parte de su infancia.