Semanas antes del estreno de ‘Supervivientes’ Lara Álvarez lo advirtió. Esta iba a ser la edición más dura y poco tiempo más tarde se ha demostrado. El fuerte temporal les obligó a ser evacuados y ya han sido varios los concursantes los que han sufrido vahídos o han tenido que ser atendidos por el equipo médico. Fany o Albert Barranco han sido algunos de los damnificados, aunque no han sido los únicos. El último en sufrir un mareo por el que incluso ha precisado la atención de sus compañeros ha sido Jorge Pérez, sin embargo, todo parece haber quedado en un pequeño susto. Fue tras pescar cuando el guardia civil comenzó a sentir que se iba a desvanecer, por lo que avisó a José Antonio Avilés para que le ayudara. «Ayúdame José a tumbarme, me estoy mareando», comenzó diciendo con la voz entrecortada.

Jorge Pérez

Sus fuerzas flaqueaban y ni siquiera era capaz de sostenerse en pie, por lo que el periodista le sujetó hasta que le logró tumbar en el suelo. Entonces, él, la madre de Adara Molinero, Elena Rodríguez, y Rocío Flores le sujetaron las piernas en alto y supusieron que había sido una bajada de azúcar, por lo que decidieron sumistrarle líquido con glucosa con el fin de que recuperara la normalidad. «Si me da la luz me mareo entero. Nunca me había pasado esto antes», decía el joven de 36 años mientras se cubría los ojos con sus manos.

Instantes después y viendo que Jorge, poco a poco, se iba sintiendo mejor trataron de bromear con él con el fin de robarle una sonrisa. «¿Cómo te llamas Jorge?», decía Elena mientras se percataba entre carcajadas de que ella misma le había dado la respuesta correcta. «¿Es verdad que Avilés da mucha guerra?», continuaba. «A veces», respondía el concursante. Unas palabras que hicieron reír a todos y ante las que el propio José Antonio le dijo: «entonces no estás tan mal gachón». A pesar de que esto, de momento, ha quedado como una mera anécdota, no es la única vez que Jorge copa titulares por su salud.

Jorge Pérez

Tanto es así que este domingo apareció con parte de su mano vendada, aunque se dieron pocos detalles sobre su percance. El joven le restó importancia y ahora se ha descubierto que se trataba de una quemadura tras haber sufrido un accidente con una olla. Así lo ha revelado su cuenta oficial: «Gracias a todas las personas que se han interesado en que le pasó a Jorge en las manos. Se ha quemado con una olla, pero nada grave». Confirmación con la que tanto su familia como amigos y seguidores pueden estar tranquilos.

Su gran pérdida de peso ha provocado que no pueda implicarse al cien por cien en las pruebas físicas, una situación por la que rompió a llorar en el reality. «La frustración de no tener las fuerzas para hacer las cosas. Saber que no puedes hacer las cosas, notar que no llegas… No me duele por mí, me duele fallar al equipo», dijo. Y a esto se suma el otro difícil momento que protagonizó durante una recompensa. El cántabro casi se atraganta al comer ‘a mordiscos’ parte de una pata de jamón en una de las galas y tuvo que ser socorrido por sus compañeros para que le ayudaran a expulsarlo. Cuando Lara percibió lo que estaba sucediendo en pleno directo, le devolvió la conexión a España y pocos minutos después se confirmó que el joven estaba en perfectas condiciones.

Albert Barranco, víctima de un cólico nefrítico

Los espectadores tienen una buena opinión sobre el extronista como superviviente, más aún su aliada dentro del reality, la nieta de Rocío Jurado. «No me hago a la idea de que se vaya, para mí es el ganador. Estos días sin él se me han hecho súper pesados«, dijo Rocío Flores tras conocer cuál era el estado de Albert Barranco. Jordi González reveló a todos sus compañeros que había sido víctima de un cólico nefrítico y que, por el momento, se encontraba a la espera de pruebas médicas. Continúa con suero y con una estricta alimentación hasta que se descubra si su salud le permite seguir siendo participante de ‘Supervivientes’ o si por el contrario debe abandonar la isla que tan al límite pone a los concursantes.

SUPERVIVIENTES ALBERT BARRANCO

Le alarmó un fuerte dolor abdominal y después de que el doctor le proporcionara un calmante fue evacuado de Cabeza de León con el fin de llevar todos los cuidados necesarios. Su círculo desea y confía en una pronta recuperación, en especial, su pareja, Carla Blanco, quien, a pesar de no intervenir en televisión, está profundamente preocupada por su chico. Se mantiene alejada de los focos, pero le transmite su fuerza a través de sus redes sociales: «Toda la fuerza, ánimo y apoyo del mundo. Te voy a querer siempre».