Los hijos de la diseñadora, Tristán y Cósima Ramírez, han sido los encargados de darle una bonita sorpresa en 'Volverte a ver'.


Ágatha Ruiz de la Prada se ha convertido en la nueva invitada de ‘Volverte a ver’. La diseñadora española ha acudido al programa de Carlos Sobera y ha recibido una sorpresa que, desde luego, no se esperaba. Además, en su aparición en el espacio de Telecinco ha aprovechado la ocasión para abrirse en canal y hablar de su trayectoria profesional y sentimental.

«Optimista, colorista y enemiga acérrima del negro», así describía el programa del también presentador de ‘First Dates’ a Ágatha Ruiz de la Prada, quien aseguraba sentirse muy nerviosa de estar sentada junto a él puesto que «no me gustan las fiestas sorpresas, ni los cumpleaños sorpresa». La diseñadora está en una nueva etapa de su vida después de haber pasado por un doloroso divorcio. Tras echar la vista atrás, la empresaria ha sido muy clara: «Muchas veces es peor una sorpresa que una mala noticia. Tuvo una cosa buena y es que adelgacé diez kilos en una semana. Se llama ‘shock diet'». De la misma forma, la empresaria, separada desde 2016 tras 30 años de relación, insistió en que sus hijos le ayudaron mucho a salir de los malos momentos por los que pasó, aunque sus amigas también le brindaron un caluroso apoyo. «Solo voy a hacer lo que digan mis amigas, y ellas me ayudaron mucho«, comentaba.

Por su parte, Tristán y Cósima Ramírez, tras meses de reflexión, llegaron a la conclusión que la separación de sus padres les ha aportado una visión positiva sobre la vida. «La separación humaniza mucho a tus padres. Ves a tus padres como dioses y descubres que son personas reales, más humanos, que sufren y que cometen los mismos errores que todos», recalcaba el joven. «Se desmitifican un poco, pero ha sido una oportunidad muy buena, aunque hemos tenido movidas y momentos… Pero hemos acabado siendo mucho más amigos de nuestros padres«, añadía la benjamina.

Sus hijos, orgullosos de su madre

Tristán y Cósima Ramírez han sido los encargados de sentar a su madre en el sofá de ‘Volverte a ver’. Los hijos de la diseñadora querían tener un bonito gesto con su progenitora para demostrarle lo mucho que la quieren. “Venimos aquí a darte las gracias y a decirte que te queremos una burrada. No te lo decimos bastante y hemos aprendido muchísimo de ti. Trabajar contigo es una gozada”, aseguraba Tristán. Por su parte, Cósima aseguraba que Ágatha era todo un ejemplo para ella, no solo como madre, sino también como mujer. “Siempre he dicho muchas tonterías como que quería tener ‘una madre normal’, pero eres mi ejemplo, te admiro muchísimo, también como mujer y eres una madre maravillosa. No hay madre mejor que tú», decía emocionada.

Ante sus discursos, la diseñadora no podía evitar emocionarse y quiso corresponder a sus hijos con un bonito mensaje, con dardo envenenado a Pedro J. Ramírez: “Tristán es mucho más bueno que yo e infinitamente más bueno que su padre. Tristán es muy sensible y los dos son muy listos, son mucho más inteligentes que yo. «Son muy listos, son ideales… Nunca me han dado un problema, tan buenos, tan listos, tan todo… Trabajar con ellos es una gozada”.

«Me he convertido en un clásico»

Ágatha Ruiz de la Prada también ha aprovechado la ocasión para hablar acerca de los inicios de su trayectoria profesional. La de Madrid asegura que empezó a trabajar con tan solo 20 años en un estudio de la capital y que desde muy joven comenzó a salir en la televisión. «En 1982 o 83 el «New York Times» me dedicó una página entera», comentaba. Sin embargo, a pesar de ello, insiste en que la gente la tachaba de «loca». «Me he convertido en un clásico», recalca entre risas. A pesar de todo, la diseñadora asegura que en los últimos años está notando un mayor reconocimiento a su trabajo: «La gente como que me quiere más. Y si te quieren, más rindes más».