El colaborador ha explicado que lo pasó muy mal al ver la crisis de ansiedad de su hija al no tener noticias de su madre, Rocío Carrasco.


Hace 24 horas, Rocío Flores se rompía en ‘Supervivientes 2020’ al conocer la crisis del coronavirus en España, sin saber nada de su madre, Rocío Carrasco. «Llevo siete años sin saber de mi madre. Que me pase esto y que no sea capaz de coger el teléfono me parece increíble, que no sea capaz de hacerlo ni en esto… Me entran ganas de coger e irme. No me lo merezco», se lamentaba, entre sollozos. Su padre, Antonio David Flores, ha reconocido que lo pasó fatal viendo a su hija derrumbarse.

Rocío Flores se rompe al no tener noticias de su madre

Rocío Flores

«Cuando la vi llorar así me rompió el alma», ha admitido el colaborador en ‘Sálvame’, el programa donde trabaja. «Es normal la preocupación porque la informan de la pandemia mundial que hay, de la gente que está muriendo. Y es de humanos que se preocupe por cómo está su madre, por saber el estado de salud de su madre. Si no, tú me dirás», añadía.

El malagueño no ha ocultado que desearía que su exmujer se pusiera en contacto con su hija, angustiada por no tener noticia de ella en Honduras. «Me gustaría que lo hiciera», apuntaba.
También ha dado las gracias a Lara Álvarez por el trato que dio a su hija cuando ésta se quebró delante de toda España. «Quiero agradecer el cariño y la comprensión y cómo estuvo ahí de brillante y de generosa Lara con Rocío».
«Anoche se me rompió el alma. Rompí a llorar, lo pasé mal. El hecho de que lleve siete años sin hablar con su madre no significa que no quiera a su madre. Y como bien sabéis, en diferentes ocasiones ha intentado contactar con su madre y no ha podido ser», ha explicado.

«Me enorgullece tenerla como hija»

Y es que su hija no pudo contener el llanto cuando supo que el país se encuentra en Estado de Alarma y su madre ni había tenido la iniciativa de ponerse en contacto con ella. El que me manda un mensaje es mi padre. Mi padre no tiene relación con mi madre. De la única que no lo sé es de ella. ¿Y mi madre? ¿De ella no sabéis nada?», decía.
«La pobre lo que estaba pidiendo era eso: saber cómo esta su madre, nada más», ha explicado Antonio David. «Creo que ver a mi hija así, rota, llorando de esa manera y con esa preocupación lo único que hace es demostrar el corazón que tiene, los sentimientos que tiene y lo grande que es. Me enorgullece tenerla como hija».
Antes de zanjar la cuestión, el andaluz ha recordado que «una vez que me separé de la madre de mis hijos jamás he entrado en casa de Rocío Carrasco». El contacto que ha mantenido con la madre de sus hijos ha sido únicamente en los juzgados.