En una emocionada charla, ambas concursantes han puesto las cartas sobre la mesa y han hablado sinceramente de sus diferencias.


Ana María Aldón y Rocío Flores han tenido oportunidad de sincerarse, una vez más, en los Cayos Cochinos. Antes de abandonar Honduras y partir de regreso a España, donde se celebrará la final dentro de una semana, la mujer de José Ortega Cano y la hija de Antonio David Flores han podido resolver las pequeñas rencillas que han tenido en el ‘reality’ en un emotivo cara a cara donde han hablado de lo que las ha separado… y de lo que las une.

Cuando nos encontramos en la recta final del concurso, casi todos los concursantes ha podido dialogar con sus compañeros para hablar de manera sincera y hacer balance de su relación a lo largo del espacio, dejando resuelto así cualquier asunto pendiente. Como era de esperar, el encuentro entre la nieta de ‘la más grande’ y la mujer del diestro ha sido muy sincero. Y ambas mujeres han abordado sin tapujos cuestiones tan delicadas como la decepción inicial de la joven respecto a Ana María en las primeras semanas de ‘Supervivientes 2020’.

Ana María: «No estuve a la altura»

La primera en pronunciarse fue la andaluza, quien quiso agradecer haber tenido una actitud intachable. «Tendría que ser yo quien te animara a ti. No estuve a la altura y no me lo has tenido en cuenta. Me has hecho muy feliz me has dado más en el concurso que yo a ti. Tengo 42 años y hay lecciones que me las has dado ti a mí», le decía. «Eres clara y directa», añadía.

La respuesta de Rocío fue concisa. Sin dar rodeos, la joven admitía: «Espero que que etapa hayamos sido capaces de equilibrar la balanza. Yo entré en este concurso con la idea de que Ana María formaba parte de mi familia absolutamente y que eso iba a ir por encima de cualquier cosa. Me dio un chute de realidad y vi que era de tú eras de una manera y yo era de otra. Tú decidiste que éramos concursantes totalmente individuales y que tú venías a hacer tu concurso y yo el mío».

«Aunque no seas de mi familia, ser la mujer de quien eres lo determina todo», señala Rocío

 

«¿Me guardas una espinita?», quiso saber la modista. Rocío le dejaba claro que no le guarda ningún rencor. «No lo entiendo, porque aunque no seas de mi sangre solamente ser la mujer de quien eres para mí lo determina todo. Pero te lo tengo que agradecer porque gracias a eso he podido tomarme las cosas de otra manera».

Ana María le reprochaba a Rocío no haber tenido «un poco de tacto conmigo» en algunas ocasiones cuando se ha dirigido a ella. La hija de Rociíto le lanzaba otro pequeño reproche, entre risas: «A veces no te enteras de la misa la mitad». Pero, ante todo, se quedaba con los aspectos más positivos: «Eres muy graciosa. Conmigo has sido muy graciosa».