Vicky Martín Berrocal ha compartido este fin de semana dos publicaciones en sus redes sociales que, lejos de concienciar, han sido muy criticadas.


Vicky Martín Berrocal se pone el mundo en montera allá donde va. No tiene pelos en la lengua y siempre ha tratado de luchar por lo que quiere, tanto que ha logrado convertirse gracias a su talento y tesón en una diseñadora de éxito. En sus redes sociales, se hace eco de esta faceta profesional así como de su vida más personal, siendo esta última precisamente la que le ha costado un aluvión de críticas en su Instagram. Y es que, a pesar de que Vicky creía que su mensaje body positive iba a calar hondo entre sus seguidores y que conseguiría que tanto que su posado en bañador como su mensaje sería aplaudido, nada más lejos de la realidad. Su publicación le ha costado un aluvión de críticas y han sido muchos los que le han puesto en entredicho, pues consideran que sus palabras no casan en absoluto con lo que ella profesa en sus redes. Pero empecemos por el principio. Fue este fin de semana cuando Vicky compartió una imagen en una piscina en la que aparecía enfundada en un traje de baño color verde oliva y lo acompañó de este texto: «El cuerpo es una prenda sagrada, es lo que llevas cuando entras y sales de la vida. Por lo tanto, debemos de tratarlo con honor. Ni gordas, ni flacas… las mujeres son juzgadas por el cuerpo, por el aspecto y por la edad. Dejemos eso ya y elogiemos el cuerpo femenino, sea el que sea», escribió la sevillana.

En ese instante, comenzaron a sucederse comentarios en torno a esta imagen. En especial, centrados en que la fotografía que Vicky Martín Berrocal había elegido para lanzar este mensaje era antigua y, además, no estaba exenta de PhotoShop. De hecho, ella misma puntualiza, dado el revuelo generado, que la instantánea pertenecía a una publicación y que su bañador tenía más de 10 años.

No obstante, según muchos de sus followers la diseñadora no daba ejemplo, una crítica que se ha repetido en muchos de los comentarios que ha recibido en las últimas horas. Mientras algunos rostros conocidos como Marta Sánchez la han defendido públicamente, otros anónimos han opinado sobre el efecto negativo que ha conseguido. «Ay Dios mío….. Qué de horas tenéis algunos para escribir inspirados en la envidia…… amigaaaaa ni caso. Estás cañón», escribió Marta Sánchez con el fin de que Vicky se mostrara impasible ante las críticas recibidas. Horas antes este post echaba humo, casi literalmente.

Es cierto que sus palabras eran muy aplaudidas y casi todo el mundo estaba de acuerdo con ellas, sin embargo, había una petición general. Los usuarios de redes le rogaban que entonces ella también se mostrara tal cual es, sin necesidad de filtros o programas que contorneen su figura. «Es importantísimo el mensaje que lanzas, pero sería mucho mejor mostraros tal y como sois, así haríamos las demás lo mismo, o por lo menos nos llegaría mucho más el mensaje», «Sois un escaparate maravilloso para mentalizar a todas las mujeres, pero dejemos los filtros y el photoshop, empezad las que sois imagen y os sigue muchísima gente», «Mucho Photoshop. Es comprensible porque tú no eres así, y no dejas de fantasear con lo que te gustaría. Sé tú misma» o «Pero la imagen contradice al mensaje , porque vemos que el cuerpo está tratado con Photoshop , de honor nada», son solo un ejemplo de los más de 500 mensajes que ha recibido Vicky Martín Berrocal en esta instantánea.

Algo similar a lo que le sucedió poco antes con su anterior publicación. En ella Vicky Martín Berrocal aparecía en un primer plano junto a una imagen con la que también trató de gritarle al mundo lo importante que es tener autoestima y aceptarse. «La naturaleza te da la cara que tienes a los veinte, depende de ti la que tengas a los 50. Eso no lo digo yo, lo dijo COCO CHANEL», escribió. En un principio Vicky deseaba que sus seguidores visualizaran las historias de su Instagram, pues ellas relataba cuáles eran sus cuidados y qué rutina de belleza seguía para tener una piel tan perfecta. Entonces, hubo quien creyó que estar tan bien era tan solo producto de la cirugía. «Es fácil decir eso , cuando tienes la facilidad de pasar por el botox», «No vendas humo, todos los tratamientos carísimos en clínicas», «Depende de ti y también de tu cirujana», escribían algunos de ellos. A pesar de que Vicky, de momento, ha preferido no entrar en demasiadas polémicas y se ha limitado solo a responder a algunos de ellos, lo cierto es que la empresaria se ha convertido de manera inesperada en protagonista involuntaria del universo 2.0.