El Estado pagará a Tita Thyssen 97 millones de euros por dejar su colección de pintura privada en España.


En el año que se cumplen cien años del nacimiento del barón Thyssen, por fin se ha llegado a un acuerdo entre la baronesa Thyssen y el Gobierno español para conseguir que la colección privada de Tita, que no tiene nada que ver con la que el barón vendió a España en 1992, se quede en nuestro país. Eso incluye la joya de la corona: el famoso Mata Mua de Gauguin.

Y es que la colección privada de la baronesa, que está tasada en 1.000 millones de euros, estuvo a punto de irse fuera de España. Desde 2011, la viuda de Heini Thyssen ha ido renovando cada año ese préstamo, y a pesar de que ha tenido ofertas de dos países por 22,5 millones de euros anuales para alquilar la colección y una de 250 millones para comprar el Mata Mua, finalmente su sueño, que los cuadros se quedaran en su museo de Madrid, se ha cumplido.

Después de largas negociaciones entre el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes; el secretario general de Cultura, Javier García Fernández; y los abogados de Tita, los exministros José María Michavilla y Ángel Acebes, han llegado a un acuerdo, que se firmará en dos meses, para alquilar la colección durante quince años. Por ello la baronesa recibirá 6,5 millones de euros al año (97 millones en total). Así, el Mata Mua, que desde hace unos meses reposa en Andorra, volverá y se unirá a otras obras de arte que ya están en el museo para deleitar a los miles de turistas que cada año pasan por la pinacoteca. SEMANA ha conversado con la baronesa, quien no podía ocultar su felicidad por la noticia.

© Codigo Press.

¿Cómo se encuentra después de este acuerdo?

Estoy agotada, pero feliz y muy contenta con este acuerdo. Son muchos años luchando por esto. Habría sido muy triste no haber llegado a un acuerdo.

¿Qué habría pasado si no llegáis a un acuerdo?

Pues que, con todo el dolor del alma, me habría llevado los cuadros fuera de España.

¿Cuál es la importancia de que el Mata Mua vuelva a España?

Yo no podía privar a España de esa obra maestra. El Museo del Prado, el Reina Sofía y el Thyssen cuentan en sus paredes la historia de la Humanidad a través del arte. Ahora tendremos tres obras únicas en Madrid: Las Meninas de Velázquez, el Guernica de Picasso y el Mata Mua de Paul Gauguin.

¿Qué pensaría el barón?

El barón está feliz y desde el cielo me está mandando mensajes maravillosos. Él siempre confió en mí. Ya lo hizo cuando trajimos la colección a España, que en ese momento marcó el movimiento de arte más importante de la Historia.

¿Y su hijo, Borja Thyssen, cómo ha reaccionado?

Borja está muy contento. Ha formado parte de las negociaciones y se reunió varias veces con el ministro estas semanas. Es parte de su futuro.

Sus abogados han declarado que había recibido dos ofertas muy superiores de dos países. ¿Por qué las rechazó?

Es cierto. No puedo negarte que cuando recibí esas ofertas me tembló el piso, pero tenía que ser leal y fiel a mis ideas. Mi principal deseo era que se quedaran aquí. Creo que he hecho lo correcto. Yo luché mucho para que la colección de mi marido viniera a España y también deseaba que pasara lo mismo con mi colección.

¿El hecho de ser española volvió a prevalecer?

Por supuesto. Eso y que también tenía que pensar en mis herederos. El tiempo pasa y quería dejarlo todo organizado y bien hecho. Ahora estoy tranquila, porque esto se ha hecho también pensando en mis hijos y los niños.

© EFE.

Este año se cumplen cien años del nacimiento de barón Thyssen. ¿Cuál es su mejor legado?

Mi marido siempre decía que ambos estábamos hechos del mismo molde. El mejor legado son esas maravillosas obras que tenemos en el museo y que la gente le siga recordando.

Se fue en el año 2002, ¿le echa de menos?

Claro, cada día. Pero también echo mucho de menos a mis abuelos, a mis padres, a mi hermano, a Lex (su primer marido)…

¿Qué ha pasado con los cuadros de Goya y Giaquinto que tenía Borja?

Los tiene mi hijo. Son de su propiedad, pero hablaré con él porque me gustaría que estuvieran en el Thyssen, junto a los demás.

Con toda esta situación que estamos viviendo, ¿cómo afronta este 2021?

Yo creo que estamos viviendo una pesadilla, pero hay que seguir adelante, esto pasará. Hay que ser inteligentes y cuidarnos mucho.

¿Cómo están sus hijas, Carmen y Sabina?

Divinas. Estudiando mucho y sacando excelentes notas. En el colegio les hacen pruebas de Covid cada semana.

¿Habrá un evento especial cuando el Mata Mua vuelva al Thyssen?

Sí, haremos una rueda de prensa y una inauguración con todas las medidas de seguridad. Es algo especial y hay que celebrarlo.