Rocío Flores y su pareja, Manuel Bedmar, han compartido una imagen muy íntima desde su habitación, una foto inédita para sus seguidores.


Rocío Flores no vive su mejor momento. Ella misma ha asegurado que está destrozada tras la emisión del documental de su madre, pero trata de seguir con su vida como puede. Desde hace algunas semanas ha dejado de verlo con el fin de no flagelarse y a su lado siempre ha estado su pareja, Manuel Bedmar, su apoyo más incondicional. Están juntos desde hace 4 años y el pasado mes de octubre, además, tomaron la decisión de irse a vivir juntos a un piso en Málaga, siendo ese su refugio en plena tormenta. Desde allí trata de encontrar la paz, aunque no ha sido hasta ahora cuando la pareja ha compartido sin duda su fotografía más íntima. Ella ataviada de un pijama muy sugerente y él sin camiseta sobre la cama de su habitación, lo que ha convertido esta fotografía en una imagen completamente inesperada.

Manuel Bedmar
Redes sociales

Ambos aparecen con la lengua fuera y él, por su parte, además ha añadido una canción con la que deja claro cuál es su prioridad. «¿Qué tiene mi niña? Que me la como a besos…», dice la letra de este tema musical. Aunque es una incógnita si finalmente Rocío Flores contará su verdad con la productora de Ana Rosa Quintana y grabará un programa en el que dará su versión de lo sucedido, lo cierto es que ella trata de alejarse de la polémica en lo posible. Ya no manda mensajes públicamente a su progenitora y se limita a apoyar a Olga Moreno, quien permanece en ‘Supervivientes’ a pesar de su bajón anímico. Eso sí, su parecer no ha cambiado ni un ápice y sigue al lado de los suyos, de hecho, así se la ha podido ver en el homenaje a su abuela, Rocío Jurado. Este sábado se celebró en Chipiona, su tierra natal, su Día Internacional, en el cual le rindieron homenaje a la artista y cuya celebración tuvo lugar en el Santuario de la Virgen de Regla en Chipiona y posteriormente en el cementerio.

Gtres

Muy emocionados y sin poder reprimir las lágrimas, acudió gran parte de la familia, eso sí, de nuevo, hubo una gran ausente: Rocío Carrasco. Ni rastro de Rociito en una cita en la que ha ido declinando la invitación año tras año. «Estamos toda la familia como hemos estado cuando hemos podido cada uno y este año, los que hemos querido y podido, aquí estamos», dijo Gloria Mohedano. La hermana de Rocío Jurado fue preguntada también por la emoción que embriagó a David Flores, quien rompió a llorar frente a los medios de comunicación. «Él es un niño muy tierno y muy lindo”, dijo. Ahora solo queda esperar para ver qué rumbo va tomando toda esta historia que no deja de dar giros cada día que pasa. Aunque parecía que en algún momento podía producirse una reconciliación entre madre e hija, el hecho de que Rocíito dijera que no cree a su hija la aleja más que nunca de ella. Espetó en su último capítulo que no creía sus lágrimas, lo que ha provocado que otros miembros como José Antonio Rodríguez digan que ellos tampoco se creen las suyas.