No siempre ha sido así, pero ahora Marisa Jara dice ser una mujer feliz. La modelo acaba de cumplir 40 años y lanza una colección de complementos de su firma, Jade Jara, llamada Diosas e inspirada en la mujer y las deidades griegas. Además, ha fichado por una agencia que la está moviendo a nivel internacional como modelo curvy, (que suelen utilizar de la talla 44-46 en adelante) después de triunfar como modelo convencional.

Eso, en el plano profesional mientras que, a nivel personal, nos confiesa que ha roto la relación con su última pareja pero que sueña con volver a enamorarse. Además, ahora y después de toda la pesadilla que ha vivido a consecuencia de su endometriosis y su cáncer de estómago, tiene el alta médica y quiere, por fin, ser madre.

1¿Qué tal los cuarenta?

Fantásticos. Estoy muy bien conmigo misma, conociéndome, reencontrándome. Me está gustando conocerme.

¿Cómo es esa Marisa con la que te estás encontrando?

Muy interesante. Cada día la voy descubriendo un poco más y me estoy enamorando de ella. Eso antes no me pasaba porque no le daba su espacio, no la escuchaba. Creo que es eso que se llama madurez.

2¿En qué has cambiado respecto a los veinte años?

En mucho. Era más alocada e impulsiva, pero siempre he tenido buen corazón. Ahora soy más pausada y tranquila, miro más por mí y los míos y me duele todo mucho más.

¿El mejor regalo de cumpleaños es recuperar la salud?

Sin duda. El mejor regalo de Reyes, de cumpleaños, de todo… El último control por mi cáncer de estómago salió bastante bien y hasta abril no tengo que volver a lo que yo llamo la ITV. Claro que me tengo que cuidar, ir a la oncóloga y vigilar la nutrición, pero me dieron el alta para intentar ser mamá. Tengo ya mi primera consulta en la clínica de fertilidad, y, en cuanto veamos que todo va bien me lanzaré a la aventura. Son cuarenta años y nunca lo he dicho, pero son dieciocho operaciones por endometriosis en mi cuerpo. Ojalá Dios haga el milagro aunque sé que es bastante complicado.

3¿Te plantes la adopción?

Sí, y es una opción a la que antes estaba más cerrada. Lo quería mío, pero todo irá en función de cómo se porte la vida conmigo y de lo que yo misma me permita.

¿Lo menos bueno ha sido tu ruptura sentimental?

Era un chico que estaba conociendo, pero tampoco llevábamos tanto. No me ha cuadrado ni lo he visto para llegar a más y por eso he preferido dejar ahí la relación. Me tienen que llegar otras oportunidades porque lo mejor está por llegar.

4¿Con los años se deja de creer en el amor?

No. Tengo las puertas abiertas a él y estoy segura de que voy a conocer a una persona que será mi gran amor. Será así aunque no es fácil encontrar a alguien que ame todos tus errores, que sea tu media naranja, que tenga esa química especial… De todos modos, sé que me está esperando igual que yo a él.

5Hablemos de trabajo, está claro que cada vez más se demuestra que ser modelo ya no tiene un tope de edad, de talla... ¿verdad?

Sí. La moda está dando ahora unos pasos tan agigantados que ni una edad, ni una estatura, ni unos cánones concretos son ningún impedimento. Es un avance tan importante que lo mismo puedes ver una modelo bellísima con vitíligo y no pasa nada, o modelos con rasgos muy resaltados u otras muy, muy mayores sobre una pasarela o haciendo campañas. Y luego, el mundo de las curvys, que está empezando ahora a funcionar de verdad.

6Pero quedan caminos por abrir en algunos sentidos… ¿Es cierto que por tu cicatriz has sufrido rechazo de algunas empresas?

Exacto. Me llamó una firma de lencería y cuando descubrió que tenía una cicatriz, me canceló el contrato. Es la segunda ocasión en la que me pasa esto y es algo que te molesta y es muy desagradable pero también muy frustrante (y más a estas alturas). Esto es un error porque hay que mostrarse como uno es y ser más reales. Me sentó muy mal porque no somos perfectos. Hay que dejar de imponer tanta perfección porque la señora a pie de calle que compra estas prendas es normal. Se hace mucho daño con este tipo de negaciones….

Maquillaje y Peluquería: Constan Sánchez
Agradecimientos: Hotel Barceló Renacimiento Sevilla