El hijo de Camilo Sesto y Eugenia Martínez de Irujo tienen una curiosa conexión que ha llamado la atención de muchos, dado que parecen sacados de mundos muy distintos


Camilo Blanes, hijo de Camilo Sesto, ha sufrido un duro varapalo tras la muerte de su padre, pero la polémica que se ha cernido sobre él. La forma en la que ha llevado la gestión de los restos mortales de su padre ha sido muy criticada por muchos, como así ha sido con Ana Rosa Quintana, que le reclamaba que “no se puede entender que dejes a tu padre en un tanatorio”. Pese a ello, ya ha rectificado y ya tiene las cenizas de su padre, además de todo su patrimonio como heredero universal que fue declarado tras la apertura del testamento del artista.

Ana Rosa Quintana critica la actitud del hijo de Camilo Sesto

Pero, ¿qué hará ahora con tanto dinero? La vida del hijo de Camilo Sesto ha dado un giro radical a sus 36 años. De vivir en México, tras el fallecimiento de su padre ha decidido instalarse en Madrid y así sentirse más cerca del cariño que el pueblo sentía hacia su padre. Eso sí, su cambio de residencia también responde a intereses profesionales, porque Camilo Blanes prepara su gran salto al mundo de la música, otra vez, algo que le une curiosamente a Eugenia Martínez de Irujo.

Parece imposible unir en un mismo espacio a Eugenia Martínez de Irujo y al hijo de Camilo Sesto, dado que parecen sacados de mundos dispares y que sus caminos jamás se irían a cruzar. Sin embargo, les une mucho más de lo que se puede creer en un principio. El nexo entre ambos está en los planes de Camilo Blanes de triunfar como cantante y lo hace con el amparo profesional que le ofrece Narcís Rebollo, marido de la duquesa de Montoro, hija de la duquesa de Alba.

Camilín, como así suelen denominar también al hijo de Camilo Sesto, está grabando su próximo éxito musical con la división mexicana de Universal Music. Este sello de discos cuenta como principal representante a Narcís Rebollo, marido de Eugenia Martínez de Irujo, dado que ocupa el puesto de presidente para España y Portugal. Una colaboración profesional que une sus caminos con un mismo sueño: que el proyecto funcione y les asegure muchas alegrías, tras el duro golpe que ha supuesto la muerte de su padre.