La modelo se encuentra en Los Morales a la espera de la llegada de su hijo, el segundo en común con Jota Peleteiro.


Jessica Bueno está pasando por una de las etapas más dulces de su vida. Instalada en su pueblo de Sevilla a la espera de la llegada de su tercer hijo, la que fuera pareja de Kiko Rivera cuenta los días para tener en brazos al pequeño Alejandro. Hasta que llegue el gran momento, la modelo ha compartido en sus redes sociales una imagen en la que presume de tripita de embarazada a pocos días de dar a luz y le dedica unas sentidas palabras a su bebé.

Redes sociales

«Verano del 21. En el pueblo a las nueve de la noche (pero aún sigue siendo de día ) y con 31 grados. Aquí está mamá, acalorada, hinchada, a punto de salir a pasear y con unas ganas locas por conocerte«, escribe Jessica Bueno junto a una foto en blanco y negro en la que aparece posando y mostrando su barriga de embarazada. La joven está a punto de entrar en las 38 semanas de gestación y cuenta los días y las horas para poder tener en brazos a su pequeño Alejandro: «Seguimos esperándote».

Jessica Bueno está de lo más activa en redes sociales mientras que disfruta de su dulce espera, no duda en compartir con sus seguidores algunos de los mejores momentos de su día a día. Gracias a sus historias de Instagram hemos podido comprobar lo orgullosa que se siente de su marido, Jota Peleteiro, y de los divertidos planes que hace con él. Así, en las últimas horas además de publicar su posado en blanco y negro ha compartido una imagen en la que presume de la belleza de su marido, así como el pastel en forma de corazón que preparan para sobrellevar la espera hasta que dé a luz.

Hace tan solo dos semanas, recién llegada a su casa de Los Morales (Sevilla), Jessica Bueno se daba un buen chapuzón para paliar el calor y aseguraba que estaba haciendo una cuenta atrás para poder disfrutar de su familia y así dar por finiquitado su Trabajo de Fin de Grado. Dispuesta a aprovechar el tiempo con los suyos, así como del verano que tiene por delante, la joven ha dejado atrás cualquier tipo de conflicto y polémica a raíz de la Primera Comunión de Fran, el hijo que tiene en común con Kiko Rivera.

Así zanjó Irene Rosales la polémica con Jessica Bueno

Anabel Pantoja era la que encendía la mecha de la polémica de la Primera Comunión del pequeño Francisco al hacer público que no había sido invitada a pesar de ser la madrina del hijo de Kiko Rivera. Unas declaraciones que hicieron que Jessica Bueno se pronunciara y mostró su enfado, al igual que el DJ. Irene Rosales salía a la palestra a defender a la modelo y darle las gracias por hacer que sus hijas disfrutaran de un día «maravilloso». «Fue una fiesta para sus dos hijos y podía haber dicho que fuéramos solo a la iglesia y no a su casa. Tampoco tendríamos que estar si ella no quería, fue generosa para que estuviéramos con el niño y para que mis hijas disfrutaran», relató.