Isabel Pantoja continúa fiel a la tradición de dejar una corona de flores blancas en la tumba de Paquirri para demostrarle que jamás olvidará al amor de su vida


El 26 de septiembre es una fecha anotada en el calendario personal más trágico de Isabel Pantoja, pues fue el día en que perdió al que sigue considerando el auténtico amor de su vida. La tonadillera se convirtió en ese trágico día de 1984 en la “viuda de España”, tras la cogida que Francisco Rivera, Paquirri, sufrió en Pozoblanco. Una fecha que aún recuerda con inmenso dolor la cantante y que conmemora haciendo llegar una corona de flores blancas a la tumba de su difunto marido. Una tradición que perdura en el tiempo y que no pierde por muchas alegrías que tenga en su vida o por muy malos momentos que le toque hacer frente.

 

Así, un año más, Isabel Pantoja no ha faltado a su cita con Paquirri y se ha encargado personalmente de que bajo los pies de la figura que recuerda al afamado torero vuelvan a reposar unas flores recogidas en una corona. Un gesto que evidencia que Francisco Rivera sigue presente en sus pensamientos por muchos años que pasen y por muchos nuevos amores que pasen por su corazón. El dolor que supuso que un toro le arrancase al amor de su vida no se olvida jamás, y en nombre propio y junto al de su hijo, Kiko Rivera, año tras año una corona reposa sobre su tumba recordándole, allá donde esté, que su viuda y su hijo pequeño siempre tendrán un hueco para rendirle homenaje. Vea el vídeo de ‘Europa Press’.