El matrimonio ha disfrutado de una breve estancia en un hotelito con encanto en Oporto junto a unos amigos. Te enseñamos las fotos.


Sara Carbonero ha revelado cuáles han sido sus últimos planes junto a sus seres queridos. La presentadora y mujer de Iker Casillas ha disfrutado de una jornada muy bien acompañada en un alojamiento muy singular en Oporto.

La escapada de Sara e Iker a un alojamiento de bajo coste

El lugar elegido por Sara y los suyos para disfrutar de las buenas temperaturas de la ciudad portuguesa es ‘Duas Portas’, «un proyecto familiar que nace del verdadero deseo «portuense» de acoger en casa». Un hotel ‘low cost’, perfecto para parejas, en el que Sara y el exdeportista han disfrutado de las últimas horas en compañía de unos amigos.

«El Duas Portas ofrece alojamiento con vistas al mar y al río en una casa restaurada del siglo XIX situada en Oporto, a 5 minutos a pie de la playa», reza la descripción del hotel en el portal de reservas Booking. De estilo minimalista, sus habitaciones son sencillas, luminosas y algunas de ellas ofrecen vistas al mar o al río Duero. El edificio, ubicado a solo diez minutos del centro de Oporto, cuenta con un pequeño jardín que Sara Carbonero ha inmortalizado en su cuenta de Instagram.

Un alojamiento que cuesta 124 euros la noche

Dormir en el hotelito donde han quedado Sara y sus amigos cuesta 124 euros por noche en una habitación doble con vistas al mar. ¡Y con desayuno incluido además! Un verdadero chollo teniendo en cuenta los acaudalados bolsillos de la pareja, dos personajes de éxito en sus respectivos campos de trabajo: el fútbol y la comunicación. Pero para ellos el precio es lo de menos. Son un matrimonio de gustos sencillos y dan valor a las pequeñas cosas de la vida.

Tanto Sara como el excapitán del Real Madrid son unos verdaderos embajadores del estilo ‘slow life’. Esta corriente cultural, -que la presentadora también promueve en la empresa de moda que regenta junto a Isabel Jiménez-, apuesta por la calma en todas las actividades humanas. Asimismo, propone tomar el control del tiempo en vez de someterse a su tiranía, dando prioridad absoluta a todas aquellas actividades que se centran en la relación y el desarrollo entre las personas. Para los seguidores del ‘movimiento lento’, lo más importante es tener el tiempo necesario para disfrutar de pequeñas actividades cargadas de valor, como estar con la familia, cocinar, pasear o relajarse.

Como colofón a su estancia en tan acogedor hotel, el matrimonio ha disfrutado de una comida en Flow Restaurant & Bar, un restaurante especializado en cocina internacional y mediterránea muy de moda en Oporto. Sin duda, un plan perfecto para sacar todo el partido a su valioso tiempo.