«He tenido cuatro maravillosos hijos, ha sido una vida entera», ha dicho Gustavo González.

Gustavo González ha afrontado un momento televisivo durísimo: «Conocí a mi compañera de viaje en Selectividad. Llevamos juntos más de 30 años. Me cuesta hablar de mi vida. Me cuesta mucho hacer daño a gente a la que quiero. Cuando tomo la decisión de dejar esta relación por honestidad, me siento egoísta por el dolor que he causado. No me arrepiento de la decisión. Mis hijos están con los dos. Es bastante complicado. Estoy muy mal, roto, pero ya está».

Sin poder reprimir el llanto y la angustia, el colaborador de ‘Sálvame’ ha dicho: «La vida hay que vivirla con ilusión, con magia. No sé si os ha pasado, cuesta más decir ‘no te quiero’. No voy a trasladar lo que ella piensa por respeto a ella. No he sido un marido ejemplar, he sido desleal. Últimamente estoy muy romanticón. Hay una frase de Sabina que me gusta es que ‘no hay historia de amor con final feliz’.»

Las palabras de Gustavo González han estado cargadas de emoción: «No quiero dar lástima, ni dar pena, ni que se me entienda. Prefiero que se le entienda a ella. La tengo tanto cariño, aunque a ella no le gusta que diga que la sigo queriendo de alguna manera. Me gustaría que ella fuera feliz. No se merece este daño, porque es un pedazo de mujer».

«Me decía, no te conozco», ha admitido Gustavo después de confirmar su separación. «Para ella no es solo una deslealtad, sé que es cuestión de tiempo. Voy a hacer lo imposible por tener una buena relación con ella, porque es muy difícil. Hay muchas cosas bonitas que hay que rescatar».

«No me arrepiento de la decisión que he tomado, porque la vida no hay que vivirla con inercia», ha subrayado. «Tengo ganas de ser feliz, pero es muy complicado. Tengo la cabeza en mis hijos. No salgo, no voy a ningún lado».

Ha tenido el apoyo de sus compañeros Gema López y Jorge Javier Vázquez.