La novia, de 49 años, confió para la ocasión en la diseñadora María Coca y ha calificado la boda como «un momento precioso e íntimo».


Silvia Jato ha querido compartir su inmensa felicidad después de haber contraído matrimonio con el político Alberto Fabra en Castellón. «Una foto lo dice todo. Ayer, Alberto y yo, nos dimos el sí quiero, y lo comparto con vosotros, los que me queréis y siempre me acompañáis», señalaba vía redes.

Instagram

La novia, de 49 años, confió para la ocasión en la diseñadora María Coca y ha calificado la boda como «un momento precioso e íntimo». El banquete se celebró en el ‘El Coso de Burriana’, un precioso lugar con unas magníficas vistas al mar. La gallega aprovechaba para confirmar que se cumplieron con todas las recomendaciones sanitarias. Eso sí, echaron de menos «a parte de la familia y a tantos y tantos amigos que en cuanto esto acabe lo celebraremos juntos». La presentadora ha compartido una imagen de sus manos entrelazadas en la que se ve las alianzas.

La pareja pone el broche de oro a su historia de amor que comenzó en el año 2015. Han formalizado su relación por lo civil durante una lluviosa mañana de sábado en la que firmaron en una céntrica notaria de la ciudad, tal y como publica el diario ‘Levante’. Se trata del segundo matrimonio para Silvia Jato quien estuvo casado con el piloto aéreo Eduardo San Román durante 13 años con quien tiene 3 hijos. También es la segunda unión para el expresidente de la Generalitat Valenciana, de 57 años. Su primera mujer durante dos décadas fue la arquitecta Cristina Fortanet, madre de sus dos hijos.

La pareja lleva seis felices años de romance durante los cuales siempre han optado por la discreción. Comenzaron su historia en 2015, poco después saltaría la noticia a los medios de comunicación. 

«No estoy con el político, estoy con la persona»

Durante una entrevista con la revista SEMANA realizada el año pasado, la gallega subrayaba que se había enamorado de la «persona, no del político». Asimismo se refería al mundo al que pertenece su ahora marido. «La política es un mundo muy complejo y muy criticable. Es una de las profesiones más desagradecidas. Cuando lo hacen bien, nadie se lo reconoce y cuando lo hacen mal, se tiran a degüello. Pero yo no estoy con el político, estoy con la persona. Y es una persona íntegra, que defiende la integridad por encima de todo, que es lo que más me ha llamado la atención. Su manera de vivir corresponde a su manera de ejercer su profesión y eso no va vinculado a ninguna sigla ni a ningún partido».

Instagram

Este último año ha sido especialmente complicado para la pareja. Alberto Fabra estuvo ingresado en la UCI por coronavirus y se temía por su estado. Un “final feliz” que Silvia Jato no dudó en compartir en redes. «Ya he recuperado la sonrisa y la quiero compartir con todos los que no me habéis dejado ni un solo minuto. Gracias de corazón. Han sido momentos horribles que han tenido un final feliz gracias a los sanitarios del Hospital General de Castellón”, publicaba entonces.