El portero ha publicado un enigmático mensaje: «Llegan decisiones que hay que tomar. Momentos para la reflexión. Madurar en consenso. Y finalmente, decidir». 


Han pasado cinco años desde que Sara Carbonero e  Iker Casillas hicieran las maletas y se mudaran a Portugal. Un cambio de vida ocasionado por el fichaje del guardameta por el Fútbol Club Oporto. Una ciudad a la que se adaptaron a la perfección, no solo ellos, también sus dos pequeños, Martín y Lucas. Después de un último año complicado para el matrimonio, ahora toca tomar decisiones, tal y como ha querido compartir el futbolista.
Iker ha publicado en su Instagram la imagen de una margarita y el siguiente mensaje repleto de enigma: «Si, no, si, no, si, no… Llegan decisiones que hay que tomar. Momentos para la reflexión. Madurar en consenso. Y finalmente, decidir». En los últimos meses, el de Móstoles había mostrado sus intenciones de presentarse a las elecciones a la Federación Española de Fútbol previstas para el próximo mes de agosto y en las que tendría que enfrentarse con Luis Rubiales. Sin embargo, según las últimas informaciones todo indicaría que habría declinado esta opción por falta de tiempo. Esto es lo que ha adelantado la prensa deportiva a la espera de su confirmación.
Iker Casillas Sara Carbonero
Ante esta última revelación de que afronta una importante decisión en su vida, muchos de sus seguidores se han volcado en la respuesta y señalan que decida lo que realmente le haga feliz. Asimismo, hay quien le echa de menos en el equipo blanco: «Grande ídolo!!! Todos los madridistas te esperamos pronto en el Real Madrid», señala un seguidor.
Un mensaje que también podría indicar una vuelta inminente a nuestro país de la familia, a pesar de que el portero tiene contrato con el club portugués hasta el año 2021. En marzo del año pasado renovaba con el equipo: «El presidente ha querido que me quede en el Oporto hasta que cumpla 40 años y la verdad es que estoy contento», señalaba entonces.
Poco después, sufrió un infarto de miocardio durante un entrenamiento con el club, concretamente en mayo del año pasado, que le alejó de los terrenos de juegos. Tras este suceso, la familia vivió un nuevo varapalo, Sara era intervenida de un tumor en uno de sus ovarios que le detectaron durante una revisión rutinaria. Tras la operación, tuvo que enfrentarse a un largo tratamiento que afortunadamente ha concluido.

Su esperado regreso

A pesar de que en Oporto han conseguido crear su otro hogar, el matrimonio siempre ha expresado sus intenciones de regresar a la capital donde residían en la exclusiva urbanización de La Finca, Pozuelo de Alarcón. Cuando se mudaron a Oporto, Sara, que además de periodista también está al frente como empresaria en la tienda multimarca ‘Slow Love’, solicitó una excedencia en Mediaset donde trabajaba en los servicios informativos de Telecinco.
La familia está disfrutando al máximo de una ciudad bohemia y con mucho encanto como Oporto, además les encanta vivir cerca del mar. Una experiencia que comparte siempre que puede Sara a través de su perfil en Instagram donde podemos ver, en ocasiones, a sus pequeños jugando en la arena. Su ideal de «felicidad» absoluta como ella misma acostumbra a señalar.
A la espera de que la pareja confirme cuáles son sus planes de futuro. La familia seguro que cumplirá con sus visitas obligadas durante la época estival como lo lleva haciendo los últimos años, viajando a sus respectivos pueblos, Corral de Almaguer, Toledo, y Navalacruz, Ávila. El verano es la época ideal para regresar a sus orígenes y reencontrarse con sus familiares y amigos. Más este 2020 que ha sido muy complicado para todos debido al tiempo de cuarentena y estricto confinamiento que les ha hecho estar más lejos de los suyos.