José María Gil Silgado se ha cansado de ver cómo su expareja y madre de su hija, María Jesús Ruiz, está disfrutando de su vida sin tener en cuenta otras cuestiones. Si bien el empresario no ha sido un ejemplo a seguir, esta vez quiere que sea su ex quien dé ejemplo con su actitud, y más teniendo en cuenta lo que está en riesgo: la salud de todos. Con ello, José María Gil Silgado ha decidido denunciar a la ex Miss España por saltarse supuestamente el confinamiento al recibir la visita de su novio Curro y, según dice, dejarle vivir junto a su hija. Algo que, además de desaconsejable por propiciar la expansión del coronavirus entre la población, supone una infracción en pleno estado de alarma.

Así lo ha confesado el propio José María Gil Silgado, que asegura haber denunciado en el Juzgado de guardia a María Jesús Ruiz por dejar que su actual pareja entre en su casa sin respetar las premisas de distanciamiento social: “Está denunciado en el juzgado de guardia y lógicamente solicitado el poder traerme a mi hija cuando pueda, ya que ella abre la puerta a cualquiera”, sentencia el empresario, que dice tener pruebas que confirman sus sospechas. “Sorpresivamente me encontré el jueves pasado en una videollamada con la pequeñita y bueno, capturé la imagen. La imagen no la he llevado porque sale la pequeña y está protegida y él sale detrás, pero a efectos judiciales sí me vale”, mantiene con firmeza.

María Jesús Ruiz Curro

Pese a los intentos de José María Gil Silgado de sacar toda la verdad de esta supuesta infracción por parte de María Jesús Ruiz y su actual pareja, no lo ha tenido fácil. Tal y como confiesa en el siguiente vídeo, el empresario dice que las influencias de la familia de la modelo en la policía local de Andújar le ha dificultado la tarea de interponer la denuncia. También lo ha intentado ante la policía nacional, pero al final ha tenido que recurrir a solicitar el amparo de la justicia, yendo directamente al juzgado a pedir su actuación.

José María Gil Silgado mantiene diversas batallas judiciales abiertas contra la madre de su hija. Unas luchas en las que, según él, está ganando: “Hasta ahora las demandas que se le pusieron por apropiación indebida por quedarse con el dinero de la pequeñita, los dos juzgados nos han dado la razón, gracias a Dios. Tiene que pagar, está condenada, en principal interés y costas. Después nos queda una cosa aquí en Sevilla y el tema de Jaén, que bueno, no nos han querido suspender la condena y vamos a pedirle de nuevo a su señoría que, debido a mi estado de salud, que no es el mejor y ahora mismo a la gravedad que tenemos, pues por lo menos que me ponga un castigo algo menor”, enumera el empresario, que tiene una ajetreada agenda judicial con su expareja.