La desestructuración de la familia Alba es un hecho y ya los hijos de la duquesa de Alba no se preocupan en ocultarlo. De esto hace meses, pero ahora incluso han comenzado a hablar de la guerra familiar de los hermanos Martínez de Irujo sin tapujos, como así acaba de hacer Eugenia Martínez de Irujo, que ha hablado por primera vez sobre las polémicas memorias publicadas por Cayetano Martínez de Irujo. Un libro en el que el conde de Salvatierra quiso desahogarse de todos los males que guardaba dentro, a pesar de que sabía que lo confesado no sentaría bien a algunos de sus seres queridos. Casi todos.

Ahora, Eugenia Martínez de Irujo ha querido romper su silencio, mostrándose especialmente dura a la hora de valorar a su hermano en una entrevista a ‘Vanity Fair’: “Cayetano es Cayetano. Él es libre de actuar y de hacer lo que quiera. A mí lo que me gusta es ser consecuente. Si Cayetano ha provocado una escisión entre los hermanos es problema suyo y hay que preguntárselo a él. Yo hablo por mí, que me llevo fantástico con todos los demás y los adoro. Con él no tengo relación, pero nunca dejaré de quererlo. Es mi hermano”.

Palabras muy duras de la única hija de la desaparecida duquesa de Alba, que no ha tratado de disimular o enmascarar que su relación con Cayetano Martínez de Irujo se enfriase. “A mí hay ciertas cosas que me hacen mucho daño. En esta época de mi vida ya no me gustan las montañas rusas: un día fenomenal y al siguiente fatal. Nadie tiene derecho a quitarme la felicidad. Llega un momento que pongo el freno y digo que hasta aquí”, asegura sincera Eugenia Martínez de Irujo, que por ahora no se plantea una reconciliación con su hermano.

[¿Soledad elegida? Cayetano Martínez de Irujo se enfrenta a sus días más duros]

Desde siempre, Eugenia Martínez de Irujo y su hermano Cayetano han sido los más cercanos a la prensa y, también, entre ellos. Se mostraban al público como un frente unido, incluso cuando había cuestiones que separaban a los hermanos. Sin embargo, la publicación de las memorias de Cayetano ha supuesto un antes y un después en la relación entre todos los hijos de la duquesa de Alba, que han decidido darle la espalda, incluso cuando era ingresado en el hospital para ser operado.