«Me he levantado con ganas de aplicar ese lema que nuestro nuevo ángel nos ha dicho y es que disfrutemos del día como si fuese el último», ha indicado la influencer.


Tamara Gorro no está pasando por sus mejores momentos. Hace una semana, su marido, Ezequiel Garay, anunciaba que la colaboradora había tenido que ser operada de urgencia. Días después, era la influencer la que explicaba que le habían extirpado un tumor después de haber sufrido unos fuertes dolores en la parte baja del abdomen. En medio de su recuperación, la mujer del futbolista ha recibido un duro golpe.

Instagram

A través de sus redes sociales, Tamara Gorro ha anunciado su tristeza y dolor a raíz de la muerte de una de sus seguidoras. «Y de nuevo sucede… María, otro miembro de la familia virtual nos dejó… Una maravillosa persona, una luchadora incansable y apasionada de la vida se fue. Hace poco hablé de ella en ‘vuestro día en redes’. Ella solo quería investigación para la enfermedad. Hoy se marcha, pero estoy convencida de que en el lugar en el que se encuentre con cesará su lucha para todo los que continúan en la batalla. Mi niña bonita, tu mascarilla con tu lema me la querías hacer llegar, no pudo ser mi amor, pero no tengas duda que ese lema lo guardo y recordaré de por vida. Todo mi amor, cariño y fuerza para toda la familia y amigos en estos momentos tan duros… Os tengo de la mano», ha escrito en su cuenta de Instagram.

Horas después, Gorro ha vuelto a hacer uso de sus redes sociales para recordar a su seguidora para trasladar un mensaje de esperanza al resto de los miembros de su familia virtual. En concreto, la mujer de Ezequiel Garay ha pedido seguir el valioso consejo que dejó la joven antes de fallecer. «Me he levantado con ganas de aplicar ese lema que nuestro nuevo ángel nos ha dicho y es que disfrutemos del día como si fuese el último. Eso pienso hacer y quiero que lo hagáis. ¡Va por ti preciosa!», decía con la mejor de sus sonrisas, aunque hacía hincapié en que no había pasado buena noche debido a la triste noticia.

Hace unos meses, Tamara Gorro también sufrió un duro varapalo debido a la muerte de otro de los miembros de su familia virtual, un duro golpe que llegaba en medio de un confinamiento repleto de malas y triste noticias. Por entonces, la influencer aseguraba que su corazón se había roto al saber que «uno de nosotros» se había ido al cielo. «Perder a alguien de la familia virtual, es perder a uno de los míos.
Vosotros no sois fans, sois personas que me apasiona conocer, dialogar, compartir mis problemas y también saber los vuestros…No me hace falta conoceros para quereros. De ahí nacen las alegrías y por desgracia también las penas, el dolor…», recalcó.

Tamara Gorro quiere comerse el mundo

Instagram

El pasado jueves, Tamara compartía en sus redes sociales una publicación en la que explicaba cómo se sentía tras la operación de urgencia a la que tuvo que someterse. «Reconozco que estos días he pasado por una montaña de sentimientos. La positividad abarcaba la gran parte, pero entre ellos inevitablemente aparecía la inquietud y duda… Ahora respiro con tranquilidad. Como dije en el vídeo, miedo no tenía, pero sí lo sentí cuando me comunicaban que entraba a quirófano de un día para otro por un quiste, sin saber qué íbamos a encontrar», escribía.

Se trata de una operación que le ha marcado, a pesar de que se ha enfrentado a varias intervenciones en esa zona. La influencer también remarcaba una importante enseñanza y hacía hincapié en la importancia de vivir y disfrutar al máximo de cada día. Tras abrirse en cuerpo y alma, la influencer ha querido agradecer a su médico cómo le han tratado antes, durante y después de su intervención: «No puedo terminar este texto sin agradecer de corazón al Doctor Órdenes y todo su equipo. Su maravillosa profesionalidad, delicadeza y cariño, han formado parte de esta maravillosa noticia. Y ahora… ¡A COMERSE EL MUNDO!». En estos últimos días, Gorro se ha sentido débil y aburrida por tener que estar parada. En su reposo, Ezequiel Garay se ha convertido en su mejor aliado y apoyo y cuenta los días para volver a hacer vida normal.