Este mismo miércoles, los concursantes de ‘Supervivientes‘ emprendían un nuevo viaje para reencontrarse con sus familias tras pasar la cuarentena en el camping donde estuvieron alojados antes de la gran final. Entre ellas se encontraban Ana María Aldón. Mientras la concursante emprendía su viaje, su pareja, José Ortega Cano, y su hijo pequeño, José María, disfrutaban de un día en la playa de Chipiona, lugar donde han pasado la cuarentena.

José Ortega Cano llevó a su hijo a la playa antes del reencuentro con su madre

Horas antes del reencuentro con Ana María, el torero y su hijo pasaron el día en la playa de Chipiona. Ambos llegaron en sus bicicletas, que dejaron aparcadas para disfrutar de la arena y del mar. Mientras que el pequeño se dio un año, José Ortega Cano estaba muy pendiente de su hijo, aunque decidió no bañarse a pesar de que los termómetros marcaban altas temperaturas. El hijo de la concursante y el torero también llevaba una pequeña tabla de surf con la que estuvo jugando en la orilla de la playa.

Tras un largo chapuzón, padre e hijo también se acercaron al chiringuito más cercano. Allí, José Ortega Cano se fotografió con algunos seguidores que se acercaron hasta él. Con la mejor de sus sonrisas, el torero atendió a todas las personas que quisieron fotografiarse con él y después su hijo y él tomaron algo para refrescarse del calor del mar y para que José María recuperara fuerzas tras su largo chapuzón y sus juegos en el agua.

José Ortega Cano y su hijo pequeño, José María, disfrutaron de una charla en el chiringuito acompañados por unos amigos antes de poner rumbo a su casa. Tras tomar algo, recogieron todas sus cosas y volvieron a subirse a la bicicleta para marcharse hasta su domicilio, donde esperarían con ansía a Ana María Aldón tras más de tres meses separados por su concurso en Honduras.

El motivo por el que el torero no acudió a la final de ‘Supervivientes’

Fue muy llamativa la ausencia de José Ortega Cano en la gran final de ‘Supervivientes’ que tuvo lugar la pasada semana. Tras los rumores de que el torero podría estar enfadado con su mujer por algunos de sus comportamientos en la isla, quiso desvelar el verdadero motivo por el que no pudo acudir: «Padezco de Sintrom, se me sube, depende de las circunstancias. El miércoles pasado se me puso muy alto y me tuvieron que llevar a la clínica de Sanlúcar de Barrameda. Allí me trataron y he tenido que estar tratándome hasta el jueves. Me hubiera encantado ir. Yo encantado. Fue una pena, pero he estado mal. Lo tengo más o menos estabilizado. He estado 3 o 4 días medicándome y ya estoy mejor», aseguró en ‘Sálvame’. Ahora, y tras tanto tiempo separados, por fin pueden volver a estar toda la familia al completo. Os mostramos las fotografías de la divertida jornada playera de José Ortega Cano y su hijo, José María.