Según la colaboradora, el cara a cara entre la cantante y su hija no ha sido tan cordial debido al «mal rollo» entre ambas.


Las Navidades de 2020 no han sido unas fiestas normales. Este año ha reinado la discordia en el seno de Cantora, donde en las fechas señaladas de diciembre han destacado más las ausencias que las tradicionales visitas propias de esta temporada. En casa de Isabel Pantoj el panorama se ha desarrollado según lo previsto. Ante la guerra familiar que enfrenta a la cantante con su hijo Kiko Rivera , y a la vista de la recién creada alianza del DJ con su hermana Chabelita, a la sevillana le ha tocado afrontar una Navidad rodeada de amigos, pero no de su familia.

«Mi madre ha pasado una Nochevieja feliz con amigos«, explicaba el músico en ‘Viva la vida’, el programa en el que colabora su mujer, Irene Rosales. Con sus declaraciones, Kiko dejaba claro que la cantante ha decidido continuar con sus planes, aunque en ellos no han estado los más cercanos: sus hijos y sus nietos. «No me apetece ir a Cantora, solo quiero estar con gente que me quiera. Tengo tres hijos maravillosos y si alguien no los quiere… Una abuela que no ve a sus nietas y que ellas preguntan por su abuela… No ha habido ni una felicitación de año para las niñas», se lamentaba.

Los «rifirrafes» de Isabel Pantoja con Chabelita y Asraf

Esta tarde, Anabel Pantoja ha confesado que le preocupa ver a su primo tan dolido con su madre. «Vi a mi primo totalmente enfadado, dolido. Le mandé un mensaje pero él no me vio. No era el momento. Era una situación que se puede desahogar donde le dé la gana. Lo vi y no me sentí bien. Me sentí mal por él. No se debería llegar a este término de relación, no tiene que haber intermediarios», ha explicado. La colaboradora no ha sido capaz de confirmar si su tía ha hecho regalos de Navidad a sus hijos y nietos. «No estoy en Cantora. No sé si habrá regalos. Entiendo que eso será el día 6 y estamos a día 3», ha detallado. Sin embargo, sí ha desvelado cómo ha sido el encuentro de ésta con su hija.

«El encuentro que tuvo mi prima con mi tía, no lo he hablado con ella, pero sé que ha sido desagradable. Allí se cenó, no sé si se tomaron uvas, y se acostaron temprano. Ella si tiene mal rollo o tiene ese rifirrafe con su hija y a lo mejor con Asraf también tiene un rifirrafe habrá dicho: mejor no vengáis. Para como están las cosas… Cada uno en su casa y Dios en la de todos», destacaba.

Telecinco

Poco después de salir de ‘La casa fuerte’, Chabelita hablaba ante las cámaras de televisión de sus dificultades para ponerse en contacto con su madre. Incluso pedía en directo su número de teléfono, porque le resultaba imposible hablar con ella por teléfono. Días después de aquella desgarrador testimonio, la joven decidía ir personalmente a Cantora para reencontrarse con su progenitora. Allí tuvo que saltar la valla de la finca para poder estar unos instantes con ella. Una situación rocambolesca que refleja cómo es la relación entre madre e hija.

@riverakiko

Anabel Pantoja ha querido aclarar que en casa de su tía «no hubo ninguna fiesta. Cenaron lo que cenan habitualmente y a las 12 se fueron». Sobre las personas que estuvieron junto a la artista ha detallado que se trata de «dos personas que van todo el año para atender a mi familia y en especial a mi yaya. Son esas dos personas y no hay más». Asimismo, ha subrayado que «hasta el 21 no sabía cómo iban a suceder las cosas» en el hogar de su tía. «No quiero dar una palabra más para que no se enfade mi familia o que nadie piense que trato de esconder algo».

Mientras Isabel sigue optando por el ostracismo familiar, sus hijos mueven ficha y se unen cada día más. Estas Navidades se han dejado ver en casa de Kiko en dos ocasiones. En ambas estuvo presente también Asraf Beno, y en otra también asistió el hijo de Isa, el pequeño Albertito. Los hijos de la tonadillera estrechan cada vez más los lazos entre ellos, ajenos cada vez más a la inamovible actitud de su madre.